domingo, 24 de mayo de 2009

Epidemia - Mónica Sánchez Escuer


ESPECIAL PESTES, EPIDEMIAS Y OTRAS PODREDUMBRES

Los semáforos van del verde al amarillo, del amarillo al rojo con el monótono y desincronizado ritmo de siempre. El metrobús ya no atropella a nadie. La gente no se amontona en las paradas ni se aplasta en los cristales de las puertas de los metros. Los taxis no pelean con los micros, los micros con el mundo. No hay autos en doble fila. Ningún embotellamiento. No se escuchan cláxones ni recordatorios familiares en los cruces. Sólo se oye el viento, los pájaros curiosos y el gis de un radio que alguien olvidó apagar. El Circuito Bicentenario luce inútil, desnudo, su nuevo concreto. El aire es transparente como en los tiempos de Fuentes. Hace días que no hay robos. Ningún policía. Todos huyeron. Todos. De la epidemia, de la ciudad, del país. Aún pueden verse en las carreteras, cerca de la frontera, a los más rezagados. Muchos ni siquiera enterraron a sus muertos. En hospitales y casas, sobre las camas sucias, perros, cucarachas, gatos, moscas y ratas se reparten los cuerpos. Ningún cerdo. Los pocos que algunas personas engordaban en sus patios, se comieron los restos de sus dueños. Todos murieron de influenza humana. No hay animal que se trague sus cadáveres.

Tomado de: http://monicaescuer.blogspot.com/

2 comentarios:

Anna dijo...

Hola, me llamo Ana. No nos conocemos, pero he ido a parar a este blog por casualidad y me gustó mucho esta entrada. La descripción, la forma de narrar y las últimas frases causan un impacto con mensaje muy bueno, me gustó.
Yo también escribo, te invito a pasarte por mi blog. Un saludo ;)

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

Hola, Ana. Nos produce un gran placer cuando a nuestros blogs llegan navegantes "casuales". Pero como bien sabemos, las casualidades no existen. Espero que recorras todos nuestros blogs, que los disfrutes y que nos dejes la dirección del tuyo para que podamos tomar textos y publicarlos.

Sergio.