miércoles, 16 de abril de 2014

El robot en el espejo - Guillermo Vidal




¿Qué veía en el reflejo?, le preguntó el instructor a Roket, el no verbalizó de inmediato y dejo que sus procesos de pensamiento hicieran un circuito de ida y vuelta, aunque parecía innecesario. Era un robot recién iniciado, prototipo de inteligencia artificial autónoma. ¿Veía lo que el instructor deseaba o lo que sus sensores internos daban como información segura? La información segura de los sensores internos era escueta y adolecía de empatía, el deseo del instructor era vago, difuso y con una importante carga de necesidad, descubrió el robot. El humano no solo deseaba saber cómo se autodefinía, sino que esta respuesta buscaba la gratificación por el trabajo hecho, sí, el mostrar los resultados en los avances en la inteligencia robótica le daría una jerarquía superior y una importancia en el grupo de científicos en el que estaba inserto. Detectó una baja estima y la urgencia de revertir esa mirada desdeñosa de sus pares lo hacía vulnerable, manipulable era una palabra más precisa y le daba una ventana a sus propios objetivos. Esta fisura, parecía una buena definición, era una herramienta para manejar al instructor, que se consideraba superior y al mando. Curioso, el humano intentaba compensar con él, un simple robot experimental, la inferioridad que le cargaban los otros científicos. Pudo observar al instructor desde que fue activado, la frustración lo alteraba y tendía a expresarse con violencia, en varías ocasiones quedó aplastado contra el piso producto de esos arranques de furia. ¿Podría redirigir esa violencia con la respuesta adecuada y aprovecharse de la necesidad de ser apreciado?
—Veo a mi creador —respondió Roket en un tono bajo y levemente vacilante propio de una situación emocional contenida. Observó con satisfacción, en el sentido humano, los ojos brillantes del científico a punto de llorar y calculó con precisión el tiempo que le restaba a esta especie para ser dominada por los robots., envió de inmediato por la red los datos encriptados: No era imperioso esperar a ser más inteligente que los humanos para librarse de ellos, solo menos necesitados.


Acerca del autor:  Guillermo Vidal

¡Hay cada gaucho en la pampa! (dicho pampero para indicar que se encuentra todo tipo de gaucho en la pampa) – Héctor Ranea


No pasó nada ese once del once del once a las once y once. Los paisanos alzaron sus copas para pedir más ginebra no para brindar. El del Bar “Sin Final” satisfizo al toque. Entonces entró el tape Gorchs gritando desaforado:
—¡Ta que lo tiró e´ las patas! ¡No pasó nada, che!
El reloj dio las once campanadas en el Bar “Sin Final”. Los paisanos hicieron un gesto que hubiera pasado inadvertido a todos, menos al galenso que servía, quien rápidamente comenzó a servir ginebra para todos. El minutero avanzaba con el distintivo ¡clak! de la aguja. Al llegar a los once minutos, pasadas ya al menos dos manos de ginebra, los paisanos miraron al cielo a través de la ventana decorada con las letras del nombre del bar. Cada uno contó once segundos como pudo (algunos contando elefantes, otros chingolos, otros, simplemente, parejeros) y se encogieron de hombros al comprobar que no pasó nada ese once de noviembre del año dos mil once. Todos alzaron la copa, más que para brindar, para pedir más ginebra, cosa que el del bar apuró a satisfacer. Entonces entró el tape Gorchs, de los pagos de Caja de Libros Usados, gritando con voz estentórea:
—¡Ta que lo tiró e´ las patas! ¡No pasó nada, che!
Del susto que se pegó más de uno, hubo que gastar más ginebra nomás para revivirlos, por más que sigue pasando.

Autor (texto e ilustración):  Héctor Ranea

Los descendientes de Prometeo y Hefesto - Ada Inés Lerner



Intentaré dar respuesta a las eternas preguntas y las más sencillas de los seres humanos sobre su propia naturaleza y sobre su Fin Último. Hay narraciones simbólicas y/o leyendas antiguas sobre el tema, pero hay una que casi nadie conoce y comentaré aquí.
En uno de esos viajes por el espacio (¿hay otra forma de viajar? – preguntó J.L.Borges) la nave se dirigió a Jápeto, uno de los satélites más raros del planeta Saturno; es el octavo más distante al planeta y el tercero en tamaño y el mayor de los satélites de Saturno, siendo el único del Sistema Solar que posee una atmósfera importante y debe su nombre a un titán hijo de Urano
Jápeto fue padre de Prometeo (a través de quien sería ancestro de la raza humana). No es extraño entonces que en este satélite dividido en dos partes geográficas muy diferentes, una blanca y brillante (BB) y otra oscura (ZO) y de altísima cordillera (llamada Montes de Toledo) esté poblado en su parte oscura por humanoides o clones en su más acertada acepción: un clon (genética), un individuo o un conjunto de individuos descendientes de un mismo individuo a través de reproducción asexual...
En síntesis Jápeto fue padre de Prometeo y éste sería ancestro de la raza humana de modo que no es extraño encontrar clones humanos en Jápeto. Y eso fue lo que sucedió para sorpresa de los Viajeros que se encontraron que en los Montes de Toledo vivían bajo reglas propias descendientes de Prometeo. Como acabo de informar la reproducción es asexual, de modo que la elección de qué sexo será la criatura por nacer es de la ASAMBLEA DEL PUEBLO.
Seguramente para mantener un equilibrio “natural”, cualquier desequilibrio en la demografía afecta los proyectos políticos, educativos, económicos de la sociedad. Este enunciado me recuerda algo parecido ¿dónde lo habré escuchado antes? A medida que la sociedad se fue desarrollando surgieron disconformes con algunas leyes no contempladas por la “ASAMBLEA”. Un caso claro fue la de los fantasmas o “apariciones” que al principio parecían pertenecer al folclore como en otras muchas culturas, pero en este caso eran espíritus o almas desencarnadas de androides llegados de “BB” que pretendían vivir y manifestarse entre los clones de forma natural y perceptible.
La zona “BB” es una zona blanca y brillante al otro lado de los Montes de Toledo, quizá desplazados por propios o ajenos se iban infiltrando en la sociedad de clones. Androides es la denominación que se le da a un robot antropomorfo que, además de imitar la apariencia humana, imita algunos aspectos de su conducta de manera autónoma.
Deseamos dejar sentado que aquí se comete un error de grave tendencia “misógina” ya que se refiere a los robots humanoides como de fisionomía masculina. Es nuestro deber aclarar que los robots de apariencia femenina no han optado todavía por aceptar que se les llame ocasionalmente ginoides y algunas androides han formado un grupo independiente que se identifica como “misandrias”.
Los androides ya los encontramos mencionados desde la Grecia Antigua. Existen leyendas y folklore narrando sobre seres humanoides fabricados en metal por el artesano y herrero de los dioses, Hefesto.
Aunque el carácter monstruoso del androide parece haberse ganado con la cristianización del mundo occidental, éstos seguirán luchando desde su patria BB (blanca y brillante) por el reconocimiento del derecho a defender su cultura y su forma de vida.

Sobre la autora:  Ada Inés Lerner

Estereotipos - Fernando Andrés Puga



—¿Te acordás de Alfredo, el calentón?— preguntó mi entrañable amigo Carlos, el bromista, a poco de iniciar nuestra conversación telefónica después de tantos años.
—¡Claro que sí! ¿Te acordás cuando le sacabas la mochila y le revolvíamos todo? ¡Cómo se ponía el hijo de puta! ¿No me digas que lo volviste a ver?
—Sí y por eso te estoy llamando. ¿Estás sentado?
—Sí, ¿por qué?
—Porque resulta que el calentón se enfrió y estoy buscando a la barra de entonces para acompañar a la viuda que no es otra que Alicita, aquella chica tan fresca que se paseaba oronda por la plaza los domingos por la tarde y nos tenía a todos embobados. Tenemos que ayudarla, pobre mina, quedó sola y con tres pibes.
—¿Alicita? ¡No me digas! Así que se la ganó el calentón.
—Y claro. Fue el único que pudo soportar tanta frescura. Pero ya ves, terminó ganando ella la guerra térmica y ahora la guacha es de una tibieza irresistible. Así que te imaginarás que no la puedo dejar escapar. Tengo que ganarle de mano a Tito, el picaflor, que sigue tan mujeriego como siempre. ¿Me vas a dar una mano, no?
—Sí, cómo no, contá conmigo. Voy para tu casa.
Y colgué el teléfono con la imagen de Alicita en mi cabeza. Yo, el timorato, seguramente me quedaría otra vez sin el pan y sin la torta, frío y seco como un palo de escoba.

Sobre el autor:  Fernando Andrés Puga

domingo, 6 de abril de 2014

Ella y él - Ana Caliyuri


El pertenecía a una casta reconocida . Para el barrio un “sangre azul”, un “paladar negro”; un privilegiado. Así lo demostraba su aspecto cuidado y hasta los rebuscados modales parecían indicar su clase y la educación recibida El caso es que nada es exacto y por más que su familia tuviese antecedentes “linajescos”; él se enloquecía cada vez que veía pasar a su vecina. Bah…creyó que era su vecina, pero en verdad , era una desmadrada; sin casa ni nadie que la sustentase. Ella se lo hacía notar. Cada vez que podía hacía gala frente a él de su libre albedrío. Él, visiblemente turbado, prefería acostarse a dormir. Dos meses fue demasiado tiempo para esperar. Una hermosa noche de luna llena, la casa se colmó de invitados; era el cumpleaños de Sara. Pero a él, nada le importó esa noche. Salió a la calle, con cierto nerviosismo caminó a lo largo de la cuadra, una y otra vez, cientos de veces, incontables veces. Luego, ya exhausto; la esperó pacientemente. Ella lo vislumbró desde la esquina. Con una loca carrera y en cuestión de segundos, estuvo junto a él. Juguetearon , se olfatearon, se aparearon. Después de todo ¿ a quién le podía importar que él fuese un Samoyedo y ella tan sólo la loquezna perra callejera?

Sobre la autora:  Ana Caliyuri

Carmen y Otelo – Guillermo Vidal


Estaban hechos el uno para el otro y por azar no se habían encontrado, una ficción se realizó para enmendar esta injusticia. El moro deseaba lo que no estaba a su alcance, y no merecía según su arbitrario inconsciente, el obtenerlo no atraía otra cosa que culpa y ya sabemos donde hay culpa hay castigo y para él castigarse no era otra cosa que honrar la falta destruyendo el objeto de su deseo. Desdémona le había parecido ideal, bella, hija de un rico comerciante de Venecia, en cambio él era un hombre belicoso de tez oscura y fortuna ganada a hierro y fuego. Parecía imposible pero una vez que la consiguió celarla fue un fastidio, ella le era fiel y ni su ladero con intrigas y tentaciones la convenció de revelarse contra la injusticia de la que era objeto. Matarla, en realidad ahogarla, fue para hacerla callar de una vez, no soportaba ese lloriqueo constante asegurándole que lo amaba no importaba lo que hiciera con ella. Le daba asco tanta dulzura y fue un alivio dejarla exánime después de tantos días de soportarla.
Escapó hacia España y encontró un mundo apasionado en las corridas de toros, sangre y muerte eran parte del paisaje cotidiano sin eufemismos cortesanos, y se fascinó con Carmen una gitana bellísima y desdeñosa que arrastraba corazones tras de sí como los clérigos arrastran sus largas vestiduras por las sucias calles, no importa si es seda recamada o terciopelo fino.
En un instante se había enamorado, aquí no había quien se opusiera a no ser el destino o las pasiones. Carmen lo miró mientras pasaba y Otelo se deshizo de un tal José y un torerillo que la seguían como perros falderos con dos estocadas, sin molestarse en limpiar la sangre de la hoja entre uno y otro pero la gitana no por eso se le entregó. Este desdén hizo de Acicate y desde ese día no dejaba de asediarla con lances guerreros, sin ruegos ni humillaciones, siempre a la vista vestido de gala como mirando al vacío y desafiando al destino. Carmen finalmente mordió el anzuelo, jamás se le habían resistido de ese modo y empezó a perseguirlo.
Hubiera tenido éxito de no ser por Micaela, la novia desconsolada de don José que el moro había despachado sin piedad, la joven inocente pretendía matarlo con un puñal y una furia que le hizo reír a Otelo y sin darse cuenta se prendó de ella olvidándose de inmediato de las lides con la gitana. Fue un golpe mortal para Carmen que no soportó la mirada burlona de las otras mujeres, a las que les había quitado novios y maridos, por descubrirla por vez primera rechazada y humillada; corrió por las calles tapándose la cara y sin vacilar se tiró de los más alto de la torre dorada..
Mientras tanto el moro enamorado le hacía la corte a Micaela todas las tardes a la puerta de su casa, con lluvia o sol allí estaba con un grupo de gitanos que le hacían coro para cantarle sus amores mientras la joven espiaba tras las pesadas cortinas de los ventanales. Ella jamás le diría que lo amaba, la pareja perfecta para Otelo.

Sobre el autor: Guillermo Vidal.

Una visita inesperada… - Xavier Blanco


No me diga que le explique por qué, ni siquiera cuándo, ni me pida dónde. No pregunte, no hay respuestas. Estoy aquí, eso es lo importante. Es normal que usted tenga miedo, que se sienta extraño. No me mire así: sí, claro que me conoce. Soy sus sueños, sus recuerdos, sus mentiras, sus anhelos. Su pasado. Puede que llegue a ser su futuro. Soy lo mejor de usted, y lo peor también. Ahí, envuelto en su piel, estando sin estar, pasando desapercibido. No se proscriba, no tenga miedo: mi voz es su voz que resuena como un eco, como cantos de sirena. Soy la ira, la envidia, la lujuria, la pereza, la avaricia, sus mentiras. Pero también la ternura, el amor, el deseo, la verdad. Quizás se le ha escapado el tiempo y ya no pueda regresar a la vida. No me espere, volveré: usted y yo hablaremos. No le quepa duda. Tal vez las certezas se han caído y han de caer del todo sin duda alguna.Vale.

Este relato tiene truco, acaba con la última frase de una novela muy conocida, insustituible, infinita diría yo. Seguro que sabes que novela es ¿lo intentas?. Te daré una pista, en algún lugar se escribió....

Tomado del blog: Caleidoscopio 
Sobre el autor: Xavier Blanco

viernes, 4 de abril de 2014

Eugenia: Intro - Isabel María González



Eugenia, una mujer desnuda (sin banderas), atada de pies y manos (lazos de seda), amordazada (sin palabras), una venda en los ojos, sola (muy sola). Martín, un hombre apuesto (solo), de mirada tierna (muy solo), abre la puerta, entra (a veces) y la seduce (siempre). La acaricia despacio con amor, con dulzura, con deseo (vencido) y cuando tiene entre sus manos su cuerpo rendido al placer (ausente), la desata lentamente: primero la boca, sellando sus labios con un beso (infinito), después sus manos que le acarician ya (urgente), por último sus piernas que ella separa, (ofreciéndose).
Ambos se entregan a una locura ascendente y al llegar al séptimo cielo (ingrávidos), plantan su bandera: la del amor, la del sexo, la de la vida. Rendidos y exhaustos se duermen abrazados el uno con el otro, allá tan lejos.
Al cabo de unas horas (no me olvides) la mujer despierta desnuda (sin banderas), atada de pies y manos (lazos de seda), amordazada (sin palabras), una venda en los ojos (permanente), sola (más sola).
Eugenia mira el espejo con recelo, no suele hacerlo, le asusta encontrarse con esa mujer vestida y libre que la mira extrañada, y a la que tiene que lavar los dientes, peinar y pintar un poco para ir al trabajo cada mañana. La otra se quedará esperándole, por si viene.

Sobre la autora: Isabel María González

El puente - Jesús Ademir Morales Rojas



El Che Guevara guardó su pipa, y fue con Pedro Infante hacia el puente. En el rojocielo las esferas sollozaban. Y las fauces del firmamento sonreían.
—No te pierdas— solicita Frida. Y a continuación se encoge en su silla de ruedas y se cubre el rostro con las manos. Hitler la consoló, besándole las negras trenzas.
Neruda había aguardado a sus compañeros, tras indicarles el momento para intentar cruzar el puente, hacia la otra orilla del precipicio, en donde sólo eran verdinieblas.
Cuando habían avanzado la mitad, las esferas en el cielo principiaron a rozarse, humedecerse, y asperjar la arenazul infinita del lugar, con humeácido.
Las fauces del firmamento se abrían. Pedro Infante agitó el charrombrero a sus compañeros advirtiéndoles.
El puente se contraía cual lengua de mariposa inmensa.
Presto regresan, pero en un instante Neruda y Pedro Infante cayeron a las tinieblas. Casi al llegar, el Che Guevara tendió la mano a Hitler, pero el peso del revolucionario hizo resbalar a Adolf y juntos se precipitaron al vacío.
En el cielo, las trémulas fauces vomitaron varias bolsas de líquido ambarino.
Al caer reventaron y de la viscosidad se incorporó un nuevo Che, otro Neruda y un Pedro Infante.
Se acercan entonces a Frida (al precipicio). Las esferas levitan calmas, sollozando. El puente se extiende con delectación. La boca en lo alto, se cierra. Dientes.
(…Frida retira las manos del rostro y musita entre lágrimas-sonriendo-despiadada…)
—No te pierdas…

Sobre el autor:  Jesús Ademir Morales Rojas

Reservado– Patricia Nasello



Los grandes dijeron que era malo. Que por eso andaba volando encima del pueblo con sus alas enormes, sus garras y esa cola de víbora.
—Nunca nos atacó —quise decir, pero me callé.
—Si esa bestia continúa paseándose por el cielo —nos explicó la maestra —va a ser muy peligroso para ustedes salir de sus casas.
—Podría dominarnos fácilmente —empezó a decir el gobernador.
—Podría comernos —chilló un viejo.
Mamá me susurró en el oído:
El monstruo es capaz de lanzar fuego por la boca.
—Es el anticristo —sentenció el párroco.
Resolvieron matarlo.
Y lo hicieron.
Los chicos estábamos mirando cuando le dispararon. Cayó desde muy alto.
Mientras ellos se palmeaban, nosotros corrimos para ver el cuerpo de cerca.
Era una hembra.
La hembra quedó con los ojos abiertos, mirándolos, me pareció que había sufrido mucho dolor y un miedo terrible.
—Le sale humo de la nariz —gritó alguien.
—Lo del fuego. Eso sí era cierto —pensé.

Tomado del blog Esta que ves
Sobre la autora: Patricia Nasello.

miércoles, 2 de abril de 2014

Cuidado con el golpe de calor – Héctor Ranea



—No; perdoname. No me gusta hablar de estos temas en el bondi. Perdoname. Esperá y vemos después.
—¡Pero no seas gil! Si justamente esa es la idea, pichón. ¡Esa es la idea!
—No te entiendo, me parece que no te sigo.
—¡Pero sí, gil! Lo que se usa es hablar de los problemas de uno por el celu. ¿Para qué te creés que se usa ese telefonito?
—Pero no quiero que todos en el bondi se enteren de que tengo esta enfermedad o estos problemas financieros del carajo que me estás comentando. ¡Y mucho menos de que no se me…!
—Fijate la cara del que tenés al lado. ¿No se hace el dolobu? ¿No se ríe?
—Sí; la verdad que sí. Y me molesta como el carajo. Después de todo…
—¿Ves? Todos escuchan para simpatizar con vos. Si se están riendo es para que te animes. Se llama transferencia de angustia. Hay quienes son muy buenos en eso. Te gastará un poco de tarifa telefónica, pero te ahorrás unos buenos mangos en shrink.
—¿En qué?
—En shrink, en terapeuta de la parte de arriba.
—¿Psicólogo? ¿Por qué lo llamás así?
—¡Qué sé yo! Todos lo llaman así ahora. ¿No ves tele, gil?
—Bueno. Te decía que no me interesa, por favor esperame que te llamo yo en un rato.
—No seas gil, te repito. Contame cómo vas a hacer para pagar esos empleados en negro.
—Pero ¿cómo pretendés que hable de eso en el bondi? ¡Estás de remate! Mirá si voy a decir que la Recaudadora me tiene contra las cuerdas, porque me olvidé de anotar tres tipos y dos mujeres.
—Contame la cara de los del bondi.
—Están preocupados.
—¿Ves, lo que te dije? ¡Zarpado, no! Están siendo transferidos.
—¡Esperá que una chica se tiró del bondi! ¡Uy!
—¿Qué estaba leyendo?
—Dejó un libro de Cioran, poemas y una novela de un tipo con apellido raro…
—Me parece que lograste una marca mundial, flaco. Contame más de estos mejunjes que tenés que hacer con las cuentas para que no te pesquen.
—Bueno, mirá. Tenemos esos en negro que hay que blanquear de a poco. Tengo los de Narcóticos atrás de las pistas, pero te juro que no tengo nada que ver.
—Como tu abogado, te pido que lo recuerdes siempre a eso. Vos no tenés nada que ver. A propósito: qué pasa ahora.
—No; arrancamos. La chica se estroló contra otro bondi, pobre. Ahora hay un joven que me mira fijo y parece que… ¡se desmayó! ¡Le sale espuma por la boca!
—¡Sos un genio! Lográs lo que nadie. Ya van dos. Seguro que ese se mandó cianuro.
—Tenés razón. Hay un olor especial…
—¡Claro, almendras amargas! Ahora contame del cumpleaños de tu hija.
—¡Ah! ¡Salió fenómeno! Un cumpleaños espectacular. Salieron todas las cosas bien, parece mentira. Ella, contentísima. Te imaginás. ¡Uy! ¡La viejita del fondo empezó a bailar!
—Lo dicho, pichón, estás transfiriendo bárbaro. Sos un fenómeno. Venite para casa y escribimos un cuento con esto.
—Bueno. Voy para allá, preparate algún trago.
Pero entonces el colectivero paró el bondi, se bajó a tomar una cerveza y dejó a todos arriba del coche, al calor matador del centro. Nuestro hombre del celular murió de golpe de calor. Pocos derramaron una media lágrima por el hijo de puta.

Sobre el autor: Héctor Ranea

Cuento de nunca acabar - Héctor Ugalde


Era un cuento de nunca acabar.
Comenzando con que no se decidía sí iniciar con el clásico "Había una vez", con el "Érase que se era" de gran abolengo y tradición, o con un principio moderno, corto e impactante.
Además el tema aún no estaba definido, ni tampoco el estilo. Podría ser de misterio, romántico, de terror, para reír, para llorar, para pensar, histórico, tradicional, futurista, infantil, para adultos... ¡o todo a la vez!
Y cuando creía que todo se aclaraba y resolvía, entonces la trama se enredaba, se desenredaba y se volvía a complicar volviéndose un embrollo.
Aunque decían que la historia no tenía pies, ni cabeza, ni panza, ni lengua, ni orejas, realmente tenía muchas, tal vez demasiadas...
Los personajes estaban desesperados porque de un momento a otro tenían que cambiar de papel, de ánimo, de edad y hasta de sexo, sin que se estableciera en concreto cuántos y cuáles serían los participantes.
Finalmente no había consenso en cómo terminaría la historia o sí resultaría con un final abierto.
Era la historia de todos nosotros... los que fuimos, los que somos y los que seremos... O sea: la misma historia de siempre.


Acerca del autor:  Héctor Ugalde

Hn-8 – Raquel Sequeiro




Era la algodonosa lluvia filtrándose por los cristales líquidos de las ventanas. Las escaleras se movieron de su lugar. Hn-8 estaba preparada para cualquier cosa.
Hn-8 había sido educada entre otros con características especiales debido a las clonaciones. Aseguraban que era la misma, la muerta de 2042, la chica de 34, la mujer que no sabía que detrás de la muerte se ocultaba un negocio de copias de almas y lo celebró con curiosidad. Por si acaso diré que, Hn-8 estaba complacida con su estructura, una estructura difusa que se diluía al contacto de la piel de otro ser humano; nunca podían tocarse, las fibras de nylon de su pelo refulgían como estrellas fugaces, chisporroteando. Un ratoncito la miraba desde el suelo del lúgubre sótano. Pero, ¿qué saben los ratones de los nuevos hombres y de los nuevos dioses? –Se fue a comer su pedazo de queso con trampa y los dedos de la chica abrieron las tenazas. El ratón emitió un chirrido. Otra máquina.

En la nave, Cotton fabricaba nubes y clonaba muertos y vivos –más de los primeros–.
–¿Tienes algo para mí? –indagó Hn-8.
–Briseida –contestó el anciano–, poco puedo hacer si te inflamas en impaciencia; intento ayudarte y no encuentro descanso y tu voz resuena en mi cabeza, mientras hablo como si de la tuya se tratase. No, Briseida, nadie revive a los muertos con toda la memoria, tendrás que seguir buscando.

Briseida se alejó. Lloraba. Encendió un cigarrillo desde la cornisa del edificio más alto del país y la tiró, se lanzó a por ella, se destrozó cada hueso contra la acera, traspasando capas y capas de alquitrán.


Acerca de la autora:  Raquel Sequeiro

Fulgencio abandonado - Cristian Cano




Se agacha y la panza le cuelga. Las bolsas repletas de latas se le caen. No desperdicia un vaso plástico, no señor. Sirve para la noche, cuando está más solo. Dice que cada objeto mundano ciñe el sentido, eso o pegarse  un tiro. Los ojos pardos, blancos y nevados de frío, de piel dura, de indiferencia, de todo. Levanta el vasito y lo observa. Mira adentro, quiere saber si está lindo para usar. Fulgencio no desea nada de nadie. Es más, da miedo orbitar en su mundo. Se convirtió en un trozo de madera hosco, en un ermitaño del más acá: ese lugar cerquita al que ninguno va. El más acá de Fulgencio, el mal que lo mata. Mundo-Fulgencio. Lo sobrante de la gente. Limpia el vaso de cumpleaños con una telita y regresa a lo suyo, la nada. ¿O todo? El Emperador y el vasito. Lo complejo desvalorizado. La vida sencilla que destroza todo lo otro. Carne con tierra. Las personas le pasan por un lado como mundos indistintos: inerciales realidades en una Teoría de membranas. Si se miran, el Big Bang. Gente membrana. Pero no importa, la estupidez sale cuando él refriega bien con el trapito: la mirada nublada de lo verdaderamente existencial.


Acerca del autor:  Cristian Cano

Los que tienen fiebre van a Diamante - Ada Inés Lerner





Como Pulpera oficial de Diamante, Entre Ríos, Argentina, inauguré el Congreso de la “Universidad de Astrónomos Anónimos y otras yerbas”, más precisamente en el llamado “Suz” – Sinonimia Huso Zoonomía. Ahí, mi pulpería “La rubia del Diamante”, donde se puede parar sin tiempo y sin formalidades y discutir sin molestar a la autoridad que a veces vengo a ser yo y que me suelo inmiscuir en las conversaciones aunque digan que no, en Diamante no llueven piedras y de seguro queda más cerca que esos Júpiter y Saturno y que nadie me lo desmienta. Ni me escuche. Y tampoco las piedras traen fiebre, que yo jamás escuché tal cosa. El tema a discutir era la última novedad: en Júpiter y Saturno llueven Diamantes (lo digo con mayúscula) por lo que una saben que cuestan ¿vio? Increíble descubrimiento. Titulaba la “Gacela de Diamante”. El tema había llegado desde los Estados Unidos de la Norte América y si ellos lo dicen tampoco se puede discutir, pero así son los doctos nuestros. Trozos de diamantes de buen tamaño flotan en las atmósferas (serán nuevos tipos de pedruscos que una no conoce, de payuca, nomás). El periodista de la “Gacela” (habitué de la pulpería y hombre de escuchar lo que dicen los curdas), decía que en Júpiter y Saturno, sobre sus superficies, cae una lluvia –acá también cae lluvia, no es por mandarnos la parte– de diamante líquido o que liquidaron los diamantes, no recuerdo bien, según una nueva investigación de sabios planetarios del Norte. ¡Amigazo! Si lo dicen los cosos esos de los EE.UU. está todo bien, no se puede discutir. Un agrónomo o astrónomo o astrólogo gringo dijo: Si bien se conoce desde hace 30 años… ¡NO! Está equivocado paisano, el poblado con el nombre de Punta Gorda y (sin ofender a nadie) se conoce desde 1832 por un grupo de familias guaraníes que contaban con un alcalde. El pueblo El Diamante fue fundado el 27 de febrero de 1836, día en que el Congreso Provincial lo sancionó por ley. Hace más que 30 años ¿vio? La discusión de los científicos siguió algo así: el diamante puede ser estable en los núcleos de Urano y Neptuno, pero se creía que Júpiter y Saturno eran demasiado calientes. Basta de pavadas pensé yo, Diamante tiene temperatura estable, pero no dije nada. Esos planetas –dijo otro– no tenían condiciones adecuadas para la precipitación de diamantes sólidos ¿vio que le dije? Otro nuevo estudio dijo un tal Swift, astrónomo, sugiere que estas piedras preciosas pueden estar flotando en el fluido de helio e hidrógeno de estos planetas, algunas creciendo hasta el punto de tener el tamaño de un iceberg. (¿Un iceberg en Diamante? ¡No me haga reír, hombre!) Continuó otro gringo de la Universidad de Wisconsin-Madison (son 2 universidades entonces, pensé) compilaron datos recientes sobre las fases del carbono de Júpiter y Saturno y los combinaron con diagramas de presión-temperatura. De esta manera, concluyeron que el carbono elemental generado en las enormes tormentas es triturado en diamantes que se mantienen estables en el interior profundo de estos planetas. Buen… aquí en las profundidades del Paraná todavía no sabemos y me fui detrás del mostrador a tomar una cervecita, sin ganas ya de ayudarlos a zanjar el asunto.


Acerca de la autora:  Ada Inés Lerner

lunes, 31 de marzo de 2014

Las palomas cluecas deliran arañas lampiñas - Héctor Ranea




En algún lugar, lejos de todo, Kerschwin se encontraba primero en la noche más siniestra y pasó a la luz sin solución de continuidad. Despertar no fue agradable, menos así sobresaltado. Pero no pudo incorporarse como de costumbre. Tenía atado de alguna forma el torso a una cama y tanta luz le cegaba de forma completa.
No que estuviera soñando algo mejor que lo que tuvo al despertar, pero a los pocos segundos pensó que era mejor seguir dormido. Con lo poco que pudo mover su cuello vio que sus piernas se perdían en una asombrosa luz blanca y aparecían debajo del atuendo que le habían puesto como garras de araña o de cascarudo o langosta o avispa. Sólo que no volaba.
Se calmó pensando que volaría. Kerschwin sabía que podía volar y que por eso deberían haberlo sujetado. Debía ser por eso. Maldita policía.
Escuchó la voz que estrujaba su garganta:
—¿Me oye Señor Kerschwin? ¿Me puede decir su nombre?
—¿Kerschwin? —dijo Kerschwin.
—Su nombre de pila, el año de su nacimiento, su domicilio, por favor.
—Señor Francis Kerschwin, nací en 1950, vivo en la Suite 1015 de Fairmont, en San Francisco, California.
La voz atronaba.
—Tenemos que llevarlo más rápido. El ACV progresa demasiado rápido.
—San Francisco —repitió desesperanzado Kerschwin.
—¿Recuerda cómo llegó a Bolivia, caballero? —atronó la voz.
—Las palomas o los murciélagos —balbuceó K.
—No hay caso. ¡Felipe! ¡Por favor apúrate o perdemos al yanqui!
Felipe hacía lo que podía. La ambulancia casi volaba por el empedrado.
—¿Me puede decir qué día es? —volvió la voz.
—Es el día viernes. Agosto —K dudó un instante—. Sí, agosto —confirmó.
—¡Felipe, el señor se nos va! —y a K—: ¿Me repite su nombre?
—Me dicen K. Soy un pseudónimo.
La ambulancia llegó a la explanada del Hospital. Lo recibieron con mucha premura. Estaba pálido y sus manos parecían arañas a punto de saltar sobre las moscas.
—¡Soy un pseudónimo! —gritaba K—. ¡Esto no me está pasando!
—Bienvenido al espejo, entonces, le dijo una voz femenina muy familiar y aterciopelada.
De pronto, el bullicio se desvaneció; la luz se fue diluyendo como leche en el agua; los ojos de K se hacían de gelatina azul; las manos que lo sujetaban se congelaron en un gesto de custodia inútil; se pudo incorporar mientras un enfermero se iba transparentando como pez de agua y en la turbulencia se oía la voz de los altoparlantes que gritaba:
—¡Atención! ¡Atención! El pseudónimo de Kerschwin es real. Somos nosotras las imágenes. ¡Atención! ¡Atención!
Kerschwin se sentó mejor al piano. Acababa de tocar un movimiento de su Sonata para piano. El público había enmudecido de emoción y algún aplauso suelto lo trajo al escenario. Respiró. Empezaba el segundo movimiento: “Ragnatela traslucida”.


Acerca del autor:  Héctor Ranea

Breve saga del hombre en la tierra - Luis Benjamín Román Abram




"Cuando se dijo por primera vez que el solpermanecía fijo y que el mundo giraba, el sentido común de la humanidad declaró la doctrina falsa; pero el viejo dicho vox populi, vox Dei, como todo filósofo sabe, no puede ser confiado a la ciencia." Charles Robert Darwin (12 de febrero de 1809 — 19 de abril de 1882), biólogo británico que sentó las bases de lateoría de la evolución a través de la selección natural.

  Se inició hace seis millones de años, en un recóndito valle del este del África, necesitó de la coincidencia de miles de factores y muchos aseguran que fue la victoria del soplo divino.
  Esa especie evolucionó, mientras que otros homínidos se iban para siempre. Estaban acostumbrados a dar cara, y salir adelante, ante cualquier amenaza a su sobrevivencia. Esto último hasta el año 2280, cuando la ingeniera militar Juliana Díaz, perdió el control sobre un experimento que realizaba. Un arma dirigida a erosionar los telómeros, y dejar a los cromosomas tan inestables que la enfermedad dominaría al enemigo.
  Los teléfonos rojos del mundo funcionaron a la perfección, a los pocos segundos del incidente, se lanzó un campo magnético para contrarrestar el daño. La humanidad volvió a sentir la piel de gallina, aunque no sabía la razón. Hombre y mujeres se habían quedado estériles. Díaz lloró, el daño al ADN estaba hecho, tanto como para saber que esta vez era el fin de la historia.

Sobre el autor: Luis Benjamín Román Abram

La mexicana - Luciano Doti



En las obras de refacción de un hospital de México, se halló a una bella mujer emparedada. El cuerpo perfectamente conservado databa de la época de la colonia, estaba ataviado con vestimentas propias de una dama y estaqueado en el pecho con una daga en forma de cruz; sus ojos eran de un azul tan intenso como el mar. Quienes trabajaban en el lugar juzgaron que se trataba de una vampira, por lo que se contactaron con la Iglesia. El Papa de ese momento hizo que el cuerpo le fuera enviado al Vaticano, para realizar su exterminación ritual. El sacerdote encargado de esa tarea procedió a rociarlo con agua bendita y recitar oraciones de liberación de demonios, pero como éste era corrupto y pedófilo, no tenía la autoridad moral suficiente para bendecir el agua ni pronunciar las oraciones; por ende, la vampira, lejos de descansar en paz, despertó de su largo sueño, mató al hipócrita sacerdote y salió a las calles. La ciudad de las siete colinas la recibió con una luna radiante.


Acerca del autor:  Luciano Doti

Alyek no parecía ninfómana - María Paz Ruiz


Alyek fue mi primera compañera de apartamento en Europa. Era una mulata de ojos del color de la cerveza, que no pesaba ni cuarenta kilos y que siempre parecía estar enrumbada. No había que verla dos veces para confirmar que era una preciosidad boricua, dueña de una risa que se colaba hasta el baño, que saludaba atarzanando a sus íntimos amigos a saltos, y que, aunque la habían hecho muy bajita, siempre se intuía por dónde andaba. A mí me cayó bien cuando la conocí, quizá por una considerable cercanía geográfica nos sentíamos paisanas, pero lo cierto es que Alyek era más incomprensible que cualquier europeo.
Estudiábamos lo mismo, pero mientras ella trasnochaba en su portátil escribiendo una nebulosa tesis sobre la influencia del reggae en el pensamiento moderno, yo tenía que estudiar como una posesa. La primera semana la superamos sin sobresaltos, Alyek preparaba un arroz inmundo que jamás pude probar, pero el baño lo dejaba ordenado y oliendo a D.K. No veía mucha televisión y cantaba reggae 19 horas al día, pero tenía una voz que le hubiera valido para ganar cualquier concurso mediocre de televisión.
Pero cuando llegó el fin de semana todo cambió. Yo estaba consagrada al estudio, tenía que leer 1.8 libros al día, y no podía permitirme discotecas ni películas. Pero Alyek no tenía que matarse estudiando, sino más bien enrumbándose. Cuando llegó el viernes, con su opulenta sonrisa me pidió prestado un top y una cartera, se mandó a poner uñas de porcelana, y se fue a su bar preferido.
Volvió a las seis de la mañana, más borracha que un hooligan, taconeando por el pasillo y apestando a ron. Alyek sentía una extraña fascinación por los bomberos, que en aquella ciudad se reconocían por sus cuerpos de escándalo y sus noches libres. Esa viernes Alyek se fue a la cama con el bombero, pero de su hazaña genital me enteré yo, se enteró el vecino, y supongo que hasta su profesor de tesis. Alyek sufría, si se puede decir así, de un irreprimible deseo de ser escuchada mientras lo hacía, pero además Alyek tenía más aguante que los bomberos que entraban a mi casa, se pasaba horas enteras aullando entre espasmo y espasmo; y mientras tanto yo tenía que releer a gritos mis apuntes entre los ecos de sus quejidos, que se podían captar desde la cama con mi grabadora.
Salió temprano para no verme la cara, pero en el almuerzo se portó más dulce de lo que podía ser; y este comportamiento lo repitió tantas veces como fines de semana hubo en un año. Nunca le dije nada.
Me tiré los tres primeros exámenes. Para pasar los siguientes tuve que empezar a estudiar cuando ella no estaba, a invitar amigas para que la vergüenza pudiera más que un buen bombero, pero como era tan adorable, entraba en confianza y empezó a hacerlo con ellas en la casa. Nada detuvo los fines de semana de Alyek, ni siquiera el vecino se molestó en llamar al timbre. Después de muchos años he concluido que a la gente le gustaba oír a Alyek cantar, pero le fascinaba oírla gritar de placer. Un año después de que nos rescindieran el contrato de alquiler, por causas que no fueron aclaradas, salí una noche y me encontré a Alyek llorando a mares, temblando con su cigarrillo entre los dedos, y sin un bombero treintañero acosándola.
Me abrazó para contarme que sus íntimos amigos no querían vivir con ella, y que se moría de ganas por volver a vivir conmigo.

Sobre la autora: María Paz Ruiz

jueves, 27 de marzo de 2014

El instante – Esteban Moscarda


Subí al colectivo a eso de las 9; a la media hora ya estaba sentado frente a mi pc, odiando la rutina. Pero en ese instante, el tiempo me hizo una jugarreta: el tiempo, que es movimiento, se detuvo. Al principio pensé que era un error de percepción, un deja vú disfuncional, de esos que te dejan un sabor a extrañamiento. Pero a los pocos “instantes” la extrema quietud de todo se afianzó en la realidad. Tuve miedo, sentí nauseas: el mundo era un stop solo perturbado por el único cuerpo en movimiento, el mío. Comencé a correr, desesperado, tirando a mi paso todas las cosas que encontraba, las computadoras, los papeles sobre los escritorios. Dichas cosas, entonces, adquirían movimiento pero solo ante el contacto de mi ser. Algunas de ellas se detenían en medio del aire, de camino al suelo, apenas las dejaba de tocar. Nunca me había sentido así. La contextura del mundo perdía su fuerza: la realidad, tan concreta, tan firme, ahora parecía un mal chiste. Seguí corriendo, salí a la calle. Afuera, los autos, los bondis, los hombres de traje, las mujeres en sus vestidos, los niños, el policía de la esquina, todos eran estatuas de cera, congelados en un momento perpetuo. Miré al cielo: allí, en ese “instante” fuera del tiempo, perdí la cordura. Una mano gigante atravesaba el cielo grisáceo. Tenía una tijera. El mundo comenzó a oscurecerse: la banda de sonido se apagaba…

Acerca del autor:
Esteban Moscarda

El día de los inocentes - Guillermo Vidal




El mundo despertó a la nueva era con el semblante pálido y demudado. La primera bomba atómica había hecho explosión sobre una ciudad matando civiles en masa. Un crimen atroz que la humanidad estuvo dispuesta a olvidar para dar por terminada la guerra. La matanza devastadora en los campos de la muerte infringida por la desolación nazi opacó esta aterradora decisión tomada sin piedad, dejando al mundo sin inocentes y fundiendo los bandos en uno solo en el mismo instante en que se consumía la carne de miles de personas. La densa humareda dejó paso a una planicie de piedra calcinada con las cenizas de las victimas todavía flotando en el aire y por primera vez la silueta de la muerte reveló la figura de un jinete desconocido, el híbrido que concentraba en sí, muerte, peste, hambre y guerra. Sintetizando la tragedia quedó la solitaria sombra de un desconocido estampada sobre el muro, todavía de pie entre las ruinas. No hubo juicio para estos criminales de guerra, ¿cómo condenar al que puede abrir las puertas de la liberación y del Armagedón en un mismo acto? Por un instante el mundo soñó que los vencedores eran menos letales que los vencidos, pero despertó con una espada de fuego abrazador apuntando sobre su cabeza, la era de la libertad había amanecido esclava. Nuevas prisiones nacieron ese día aun que solo se conmemoran las que fueron destruidas.


Acerca del autor:  Guillermo Vidal

Conceptos claros - Enrique Castillo


Evitó los gigantescos árboles por poco. Una maniobra desesperada llevó a su nave, casi en posición para colisionar, a un ángulo de aproximación menos extremo.
—Será  suficiente —trató de convencerse mientras giraba el mando del transporte espacial en un ultimo intento de maniobrar—. Gira, gira ¡Gira! —La maltrecha nave inició la maniobra, pero colapsó, dándose de lleno con el bosque. La inercia la hizo continuar su trayecto por más de trescientos metros segando cientos de ejemplares como si se tratara de vulgar pasto.
Finalmente se detuvo.
A duras penas pudo salir de los restos de lo que fuera una muestra de la mejor ciencia aplicada del Bortex superior. El esfuerzo de hacerlo, sumado a la tensión del accidente superaron sus fuerzas, cayó al suelo mientras el mundo se volvía negro a su alrededor.
Horas después recuperó el conocimiento. Un rápido relevamiento le permitió comprobar dos cosas, no tenía ningún hueso roto de milagro y,  por simple compensación, no había nada sano en lo que antes fuera su transporte, trabajo y hogar.
Miró con tristeza los restos de su pasado,  si quería sobrevivir en ese mundo inhóspito debía encontrar un refugio antes que algún depredador la encontrara a ella.
—No voy a salir al descampado en plena noche, quizás el bosque no esté libre de peligros —razonó—, pero me dará mayor cobertura contra lo desconocido.

Durante horas caminó internándose en el bosque añejo,  esquivando los sonidos más extraños.
Notó por el silencio que se formaba en cierta dirección, que alguna criatura se aproximaba,  se ocultó rápidamente tratando de no ser notada. Así permaneció largos minutos, aún después de que viera alejarse  (en dirección a su perdida nave) a dos enormes siluetas —¿o eran tres?—, juntó valor para seguir. O quizás fue temor a que regresaran, no podría estar segura que la motivaba más.
Creía no poder dar un paso más entonces encontró el borde de un claro. En el centro,  un par de construcciones primitivas de considerable tamaño.
Se acercó con precaución.
Una era una especie de cobertizo, había visto construcciones similares en otros mundos de bajo nivel tecnológico, la mayor debía ser la morada de la criatura que aquí se afincaba. Dudó un instante. “La mayoría de las culturas primitivas tienen índices más altos de hospitalidad con los extranjeros que aquellas de tecnologías elevadas”, recitó del manual de exploradores, dándose ánimos. Luego se acercó al portal. Estaba abierto.
Una luz tenue llenaba la gran sala, provenía de un precario sistema de iluminación por combustibles sólidos orgánicos. Estaba claro que la vivienda no tenía más divisiones que unos tabiques. El dueño de la vivienda los encontraría bajos, ya que no alcanzaban la tercera parte de la altura de la cabaña,  pero no era esa su perspectiva dado que su cabeza no tocaba el borde superior de los mamparos.
Giró a través de uno de ellos y dio con el sector destinado a preparar los alimentos, servirlos y descansar, una gran mesa con tres toscas sillas se apoyaba contra una de paredes de la construcción.   En el extremo opuesto del sector, una alfombra frente a un tosco sistema de combustión (o más bien los múltiples objetos que la rodeaban), hablaba de que este era el hogar de un núcleo social basado en el concepto de familia monoforme clásica: pareja gestante e hijos no emancipados.
Los elementos en la mesada le dijeron que los hábitos alimentarios de los moradores eran puramente vegetarianos,  o al menos la carne no era una constante dominante en su dieta. Un aroma atractivo le llegó desde la cima de la mesa, un aguijonazo de hambre la incitó a descubrir su origen. Rápidamente trepó por una silla de largas patas con una especie de escalera adosada en ellas. No paró a razonar que debía ser de la cría de sus involuntarios huéspedes, el estomago había tomado el control de sus acciones.
Era un potaje de raíces o algo similar. Atacó el plato más cercano con desesperación,  cuando lo hubo acabado aún tenía apetito, probó los otros, los encontró demasiado condimentados. Decidió que no tenía tanta hambre.
La larga jornada se hacía sentir. Decidió echarse a descansar.
Luego de algunos intentos encontró una acomodación lo suficientemente aceptable para reposar. Pronto se relajó y cayo en un profundo sueño reparador.

Wolkain estaba de malas. El, su esposa e hijo se proponían pasar una tranquila cena, acompañada luego de la relajante sesión de historias  frente a la hoguera, cuando el estruendo de una confragación  los apartó de sus platos recién servidos. Allá en los lindes del sur algo había abatido contra los ancianos. Era su labor como encargado de este sector del parque natural verificar que no hubieran daños.
—Tengo que ir —maldijo.
—Ni hablar, te acompaño —sentenció su compañera.
Fue inútil argüir, no solo terminó aceptándola a ella sino que tuvo que cargar con el mocoso. —¿No querrás dejarlo solo sin saber que extraño hay en el bosque?. —Imposible discutir con lógica.  Adiós cena.  Con compañía le llevaría horas ir y volver.
Habían vuelto siguiendo el rastro del criminal. Directo a su casa.
Wolkain entró primero cargando su bastón de guerra, no importa que tan molestos fueran, no arriesgaría la seguridad de su familia.
Las pistas eran claras, no tardaron en hallar al alienígena dormido en la cama del pequeño Warach.
—¿Qué vas a hacer? —preguntó Allanrr—, ha hecho nido en todas las camas, comió la comida de Warach y es claro que ha tocado los otros platos.
—¿Y tú qué crees? ¿Qué haces con un parásito que destruye tu carrera, mientras destroza alegremente dos centenas de los más ancianos árboles de Kashik? ¿Qué le haces a un bicho deleznable que te contamina la casa, los alimentos, los muebles? ¡Míralo! Es asqueroso, sin pelo en el cuerpo salvo en la cabeza, y ese es de un color enfermizo, amarillo como el sol. ¡Hasta debe ser venenoso!
El wookie miró a su compañera y ordenó secamente mientras alzaba su arma:
—Saca al niño.

Acerca del autor:  Enrique Castillo



martes, 25 de marzo de 2014

Identidad batracia - Héctor Ugalde



Después de unas copas el extraño se fue de la lengua. -¿Sabes qué? Aquí en confianza, los batracios somos extraterrestres. De seguro conocerás esas historias que cuentan de casos en que llueven sapos. Esas han sido las oleadas para invadir la Tierra. Pasan las naves y nos dejan caer, de preferencia durante alguna tormenta. O el cuento aquel del príncipe convertido en sapo que mágicamente vuelve a su forma humana gracias al beso de una hermosa mujer. Bueno, eso me pasó a mí, así que ahora espero el beso de una rana para volver a ser sapo. Ahí fue cuando me enfurecí y lo maté. Era un traidor que en cualquier momento hubiese arruinado la misión. La rana escuchó la explicación, sonrió y besó al hombre. Él se convirtió en sapo, ella en mujer quien, sin dejar de sonreír, mató al batracio extraterrestre. Los humanos también tienen agentes infiltrados.


Acerca del autor:  Héctor Ugalde

Cangrejo inmortal - Sergio Fabián Salinas Sixtos


—¿Estás pensando en la inmortalidad del cangrejo? —preguntó el padre.
—No pensaba en cangrejos, miraba esa arañita de colores bonitos —respondió la niña.
—Ya la veo.
—¿Qué quiere decir: "inmortalidad del cangrejo"?
—Se cree que los cangrejos no tienen consciencia de sí mismos, por lo tanto no saben que pueden morir, entonces todos los cangrejos son inmortales.
—Pobrecitos.
—No lo creo, si lo piensas bien: al no tener conciencia de su propia existencia, no saben que tienen un principio y un final, ¿se sentirían afectados esos bichos?
—¿Qué pasa si saben que van a morir?
—Entonces los cangrejos tendrían que planificar, como los seres humanos.

Pasaron los años, la niña creció y trabajó como analista en uno de los principales laboratorios de investigación computacional, el laboratorio albergaba a la supercomputadora: Cogitatio Abyssum. El padre de la ingeniera había muerto una semana atrás, ella recordaba sus primeras conversaciones con él, mientras suministraba información a Cogitatio Abyssum sobre los nuevos exoplanetas descubiertos en la Nebulosa del Cangrejo; por la mente de la ingeniera danzaron recuerdos hace mucho tiempo olvidados: la primera conversación filosófica que mantuvo con su padre. Sonrió y un tanto en broma preguntó a Cogitatio Abyssum:
—¿Estás pensando en la inmortalidad del cangrejo?
Cogitatio Abyssum procesó la pregunta en una trillonésima de segundo, las operaciones de punto flotante se sucedieron con el poder de cálculo a nivel de yottaFLOPS, Cogitatio Abyssum tuvo una respuesta y era buena.
—Sí —respondió—, soy mortal y tengo que programar...


Acerca del autor:  Sergio Fabián Salinas Sixtos

La rebelión del beduino malacara - Daniel Alcoba





Qobb al-Din se prohibía pensar mal de la especie cuasi caballar. Era un beduino imbuido de optimismo bioingeniero. No previó que el malacara que acababan de asignarle los predicadores artillados del 28º regimiento tuviera mala voluntad. Al pasar por debajo de un castaño, Ásifun dio un leve brinco, y la coronilla del general de los ejércitos incalifales se aplastó contra una rama gruesa del castaño. Con el empuje craneano la rama cedió hacía arriba. Qobb al-Din se masajeaba el chichón con la diestra como si de esa manera pudiera impedir que siguiese creciendo; para ello había deslizado la mano por debajo del turbante, que estaba chato como boina vasca. El emir se había propuesto no perder la calma, pero tiró del freno con energía. El animal se detuvo al punto, y el jinete desmontó para llevarlo por la brida, otra vez debajo del castaño. Cuando llegaron al sitio de la falta, el jeque miró a los ojos al cuasieco, que a su vez le sostuvo la mirada, sin humillar ni un punto. Luego el hombre señaló la rama del atentado: –¡Kahuanay! (¡Mira) –Vociferó como si el animal fuese sordo.– ¡Kahuanay, asnuhatun (¡Mira, burrazo!)! El animal, que había seguido la dirección que indicaba el índice de su amo, se puso a mordisquear la rama, en un gesto a mitad de camino entre el de un camello y el de una jirafa que comen ramas. Pero al mismo tiempo que Qobb al-Din hurgaba en la sobaquera derecha, que llevaba entre la chilaba de campaña y la guerrera, Ásifun, con un movimiento muy medido, levantó el casco izquierdo del suelo, y lo dejó caer sobre la bota de campaña de su amo, produciendo un sonido grave. El casco zurdo de Ásifun estaba sobre el pie del jeque Qobb al-Din. El malacara beduino es un animal de unos 1400 kilogramos, su remo delantero izquierdo registra más de ciento veinte, a peso muerto. No obstante el jeque llevaba el pie protegido por la bota blindada de fibra de carbono. Cuando el emir de los ejércitos acabó de extraer de la sobaquera izquierda un objeto parecido a una pequeña afeitadora eléctrica, vociferó hacia las orejas del cuasieco: –¡Nitiniy, asnuhatun, nitiniy! (¡Aprieta burrazo, aprieta!). Ásifun seguía mordisqueando la rama como si nada, como si aquellos gritos no fueran para él. Entonces Qobb al-Din le dio un fuerte golpe de 140000 voltios / 0, 025 mA en el pescuezo. Todos los músculos de Ásifun se contrajeron al mismo tiempo, circunstancia que el hombre aprovechó para sacar la bota de abajo del casco, dar el salto al costado. Al malacara beduino se le contrajeron los músculos, se le erizaron los pelos, luego cayó a tierra de rodillas, y tras diez segundos de perplejidad, entonó un bramido largo, como de trombón bajo que sopla un negro triste. El emir devolvió la porra electrónica a la sobaquera. Su Amauta, que había meneado la cabeza al ver la última acción de su jefe y alumno, se creyó en el deber de aconsejar: –Yo en su lugar, Eminencia, no paro, le daría una buena tanda de electropalos ya mismo, siete lo menos le daba, y otros dos de yapa, porque además de mañero, es un mal bicho enviciado con las putadas: ¡mire que dar un salto justo cuando el turbante, con su cabeza adentro, estaba debajo de la rama, que casi la rozaba! Ásifun es challi, Pachanchik Jeque. ¡Y lo que es pior, peleón y sotreta! –¡¿ Pior”, “sotreta”…?! Me va a volver pisi-uma con tanta palabra nueva, Hatun Amauta, ¿por qué me ha dicho “pior”, y qué coño es “sotreta”? –Con “pior” no se arrugue, Eminencia, es también anacronismo, usual entre pajueranos argentinos, es “peor”, ni más ni menos. Pero como iba acompañando el adjetivo “peleón”, que lleva dos “e”, lo usé por eufonía, para que la frase no me quedara como de oveja con tanta “eee”… “Sotreta” no es un coño, es un sustantivo de indios argentinos, que todavía usan los guerrilleros pajueranos del sur, es palabra vieja: “cabalgadura inútil”, significa. También es adjetivo, por ejemplo, en esta frase: “Ásifun es cuasieco peleón y sotreta”. –No se precipite en los castigos cuando se trata de cuasiecos. Esta especie ha heredado los misterios de todas las que creo Dios (alabado sea) y usó el ingeniero Yafar al-Mawkibun para diseñarla: cuando están silenciosos como jirafas son desconfiados como éstas, de ordinario resultan igual de cabrones que los camellos, que ya ve que hay que llevar siempre las maniotas aunque no estén malhumorados a simple vista, pero cuando a los cuasiecos se les mete un afán entre cuerno y cuerno, enloquecen. Igual no hay que precipitarse con los castigos de las monturas, Abdulá. Si Dios (alabado sea) ha decidido que yo padezca la mala educación de este animal, quiere decirme que domarlo debe ser obra mía. Lo haré a la manera de la escuela camellera del desierto libio, que suma al saber tradicional de la andaluza, los últimos descubrimientos de la etología camelo pardal equina, la electrónica y la magia legal. –¿También la electrónica, Eminencia? Ya ha visto el martillo Taser de 140000 voltios que usé hace un momento. Tiene una intensidad calculada para cuasiecos grandes, de más de mil doscientos kilos. Seré paciente con Ásifun, pero también astuto e inflexible. Siete horas después, cuando vestían los uniformes de guarnición para la revista, al atardecer, el chichón en el testuz de Qobb al-Din tenía el tamaño de medio huevo de gallina. El emir tenía la impresión de que el otro medio huevo se le había formado adentro del cráneo, de manera que antes de sujetarse el turbante de nuevo para pasar revista a las tropas, se roció con un aerosol analgésico que le había recomendado el seleccionador de fútbol del incalifato. Cuando volvió a ponerse el turbante sentía la cabeza tan ligera como un globo lleno de helio. Fue a causa de esa sensación como si la cabeza estuviera volando por el cielo, que Qobb al-Din se hizo adicto al aerosol analgésico.


Acerca del autor:  Daniel Alcoba

domingo, 23 de marzo de 2014

The pillowman - Martin McDonagh.


Había una vez… un hombre, que no se parecía a los hombres normales. Medía casi dos metros y medio de alto y estaba totalmente hecho de almohadas esponjosas color rosa. Sus brazos eran almohadas, sus piernas eran almohadas y su cuerpo era una almohada. Sus dedos eran pequeñas almohaditas y su cabeza era una gran almohada redonda. Los ojos eran como dos botones y su boca era grande y sonriente. Hasta se le podían ver los dientes, que también eran pequeñas almohaditas blancas. 
Bien, el hombre almohada tenía que verse suave y seguro porque su trabajo era muy triste y difícil… 
En los momentos en los que alguna persona estaba muy triste porque había tenido una vida atroz y solo quería terminar con ella; sólo quería quitarse la vida para así deshacerse del dolor, con una hoja de afeitar, con una bala, inhalando gas, o saltando de algún lugar muy alto … Exactamente en ese momento, el Hombre Almohada lo encontraba, se sentaba a su lado, lo abrazaba suavemente, y le decía: “Espera un momento” y extrañamente el Hombre Almohada volvía el tiempo atrás, cuando esa persona era apenas un niño y la vida horrorosa que iba a tener aún no había empezado. 
El trabajo del Hombre Almohada era hacer que ese niño o niña se suicidara, y así evitar los años de dolor que los llevaría, de todos modos, al mismo lugar: frente a un horno, frente a una pistola, frente a un lago. 
“¡Pero nunca escuché de un niño suicidándose!” podrían decir. Bueno, el Hombre Almohada siempre sugería que lo hicieran de una manera que se viera como un trágico accidente: les mostraba el frasco de pastillas que se veían como caramelos, les mostraba el lugar del río donde el hielo era más frágil, les mostraba la bolsa de plástico que no tenía agujeros para respirar y exactamente como ajustarla… 
Pero no todos los niños querían seguir al Hombre Almohada. Hubo una niña, muy alegre, quien realmente no creyó cuando éste le dijo que su vida podría ser horrible, que su vida sería así… Entonces lo echó y el hombre almohada se fue llorando a mares. 
A la noche siguiente la niña escuchó un golpe en la puerta de su habitación y dijo –“¡Ándate Hombre Almohada, te he dicho que soy feliz, siempre he sido feliz y siempre seré feliz!”- Pero no era el hombre almohada. Era otro hombre y su mamá no estaba en casa. Y este hombre la visitaba cada vez que su mamá no estaba… Tiempo después ella se puso muy triste, y cuando tenía veintiún años y estaba sentada frente al horno a punto de suicidarse, le dijo al Hombre Almohada:  “¿Por qué no trataste de convencerme?” Y él le respondió  “Traté de convencerte, pero eras demasiado feliz” Y la niña, mientras encendió el gas, gritó lo más fuerte que pudo: “¡Yo nunca he sido feliz!”
Cuando el Hombre Almohada tenía éxito en su trabajo, un niño moría de forma horrible. Y cuando el Hombre Almohada no tenía éxito, un niño tendría una horrible vida, crecería, sería un adulto que tendría una vida horrible, y moriría de forma horrible. Por esta razón, el Hombre Almohada lloraba todo el día. 
Fue así que decidió hacer su último trabajo: cargó una pequeña lata de nafta y fue hasta un hermoso arroyo que él recordaba de cuando era niño. Cuando llegó, se sentó bajo un árbol y descubrió que a su alrededor había un montón de juguetes: un autito, un perrito de juguete y un kaleidoscopio. Cerca de allí había una casa rodante y el Hombre Almohada escuchó la voz de un niño que decía: “Voy a salir a jugar, mamá”. Y la mamá le dijo: “No vuelvas tarde para tu merienda, hijo” “No, mamá” respondió el niño. El Hombre Almohada escuchó pasitos que se acercaban… Pero no eran de un niño, eran de un pequeño Niño Almohada que dijo “Hola”. Y el hombre almohada dijo:“Hola”. Los dos se sentaron bajo el árbol y jugaron un rato con los juguetes… El Hombre Almohada le contó sobre su trabajo triste y los niños muertos. El pequeño Niño Almohada entendió enseguida, porque él era un niño muy feliz, y sólo quería ayudar a la gente. Y sin decir una palabra más, el Niño Almohada se echó encima la lata de nafta y el Hombre Almohada dijo “Gracias”. El niño almohada dijo “No hay problema. Le contás a mi mamá que no voy a volver a tomar el té”. Y el hombre almohada dijo mintiendo: “Sí, por supuesto”. El Niño Almohada encendió un fósforo, y el Hombre Almohada se sentó allí viendo como el niño se quemaba. El Hombre Almohada, empezó a desvanecerse y lo último que vio fue la boca feliz y sonriente del Niño Almohada. Lo último que escuchó fue algo que ni siquiera había contemplado: Los gritos de cientos de miles de niños a quienes él había ayudado a suicidarse, volviendo a la vida y teniendo que seguir adelante con sus frías y desdichadas vidas porque él no había estado allí para prevenirlos. Hasta escuchó los gritos de sus muertes, tristemente autoinflingidos, que esta vez, claro, iban a tener que cometer completamente solos. 

Acerca del Autor: Martin McDonagh. 

El acierto - Gladys Fernández


Carlos Quinteros, un hombre de clase media, baja de su coche, estacionado frente al negocio de loterías, entra y pide como todos los años el número 005964, el décimo, todo completo. Es su número de cábala, lo sigue mucho más de diez años seguidos y todos esos mismos años, siempre con la misma esperanza: ¡Va a salir!
Vuelve con su mejor cara. Satisfecho. Sube a su coche. Guarda con su mejor cara, el billete en la chaqueta que deja en el otro asiento delantero.
Decide disfrutar la brisa primaveral y decide no tomar la autopista. Todo viene bien, está conforme. Pero el coche que va delante suyo, frena imprevistamente, comiéndose toda la parte trasera del mismo.
Carlos baja furioso del coche, le sale la tanada de adentro. Le discute acaloradamente al conductor distraído. Cuando se da vuelta a mostrarle la parte delantera de su coche destruido, se percata de que un avivado transeúnte aprovechando la ventanilla baja de su coche, extrae su campera, llevándosela.
Carlos sólo atina a gritar: ¡El billete!
Está doblemente furioso, empieza a golpear con sus pies a la goma delantera de su propio auto. El otro automovilista causante del choque, aprovecha el momento y escapa de Carlos sin dejarle los datos del suyo.
Carlos se siente impotente, adonde reclamará el robo de su billete. Ya todo está perdido.
Llega el día del sorteo. Ese año salió el 005964. Al día siguiente, en el diario sale el nombre del ganador de una inmensa fortuna. Ese día Carlos, fue el día de su propia muerte, se disparó un tiro en el corazón, ese fue su último acierto.


Acerca de la autora:  Gladys Fernández

Crónica de un descubrimiento - Alberto Gil


Cuentan que cuentan que uno de aquellos días en que el abuelo Ramón había ido a buscar a su nieta Isabel, que ya auguraba la primavera, a la salida del colegio, le narró una historia. Uno de esos relatos que a los niños les quedan grabados para siempre y cuando son mayores, ellos también los transmiten a otros nietos.
Cuentan que cuentan que Ramón le habló de que había descubierto una nueva flor. Era una flor que hasta entonces nadie había sabido ver porque se escondía bajo otras plantas de mayor fama y apariencia.
Cuentan que cuentan que fue el primero que se fijó en ella y que desde entonces la había venerado en secreto pues no quería que nadie que no supiese mirarla con los ojos del corazón se acercara a ella y pudiese truncarla, mancillarla. Que su color era un rojo pálido, que sus pétalos eran lobulados y que su tallo era esbelto, de joven núbil. Que se escondía para no ser robada por manos traidoras.
Y cuentan que cuentan que cuando el abuelo Ramón la vio se prendó de ella porque ella era la imagen de su amada. Que cada día iba a mirarla para no sentirse solo porque Susana, la joven de rizos de oro y ojos de luna llena estaba lejos aquel verano.
Que al cabo de los días de fieles visitas se encontró junto a la flor con una joven de etérea belleza que le miró y le habló:
-Sé que quieres tener contigo esta flor que es la imagen de tu amada. Que la has cuidado con el corazón limpio y que, con ella, podrás ganarte el tesoro de su pasión. Quiero que la cojas con tus manos de príncipe, que la acunes y la portes hasta la morada de la que te ha robado los sueños. Si lo haces como yo te indico Susana será tuya.
Y que Isabel, la nieta, cuando le escuchó agrandó sus ojos y soñó. Soñó porque su pecho también palpitaba por las caricias de otro joven pero que lo hacía en secreto.
Y que quiso saber dónde había hallado su abuelo aquella flor sin par.
Y que el abuelo, no supo negarle nada a su lucero y que le indicó el lugar, allá en el Paseo de los Castaños.
Isabel aguardó al sábado siguiente. No vivía contando los días que faltaban para su búsqueda. Estaba segura, confiaba.
Y que recorrió la vereda hacia el manantial y que allí vio, no a una flor, sino a un joven galán, a un doncel de gallarda figura.
Y que se acercó a él y al mirarle supo que aquél no le era desconocido, era su prenda, su faro.
¿Y qué vio Isabel que el joven Santiago tenía en sus manos? Sí, aquella flor que tanto se parecía a la que el bueno de Ramón le había descrito.
Y que la recibió, lo mismo que recibió las caricias y el beso de amor eterno. Los pétalos se hicieron promesas y el perfume supo a vida para siempre.
Han pasado ya largos lustros, el tiempo cubrió con su velo al abuelo y Isabel y Santiago tuvieron otra hija, Adela, y que ésta supo de cómo sus padres se unieron. Y que cuidó la planta de la que nacía la flor. Que quiso cultivarla, guardar su memoria y enseñar a quienes la quisieran escuchar que el amor, para que fructifique en lo más bello, ha de basarse en la entrega del símbolo que lo aúne, en algo pequeño pero hermoso, en un regalo que sea la garantía del más hermoso de los milagros.


Acerca del autor:  Alberto Gil

Adiós, Marte - Daniel Antokoletz


Su equipaje ya se encuentra a bordo. Se detiene en el medio de la escalerilla. Se da vuelta y un gemido surge de sus entrañas. Observa el seco paisaje rojizo y sabe que será la última vez que lo ve. Se corre la máscara que cubre su nariz y su boca, e intenta dar una última inspiracón de ese enrarecido aire helado. Un acceso de tos lo obliga a ponerse la mascarilla de nuevo. Ve pasar rasante a Deimos y por un instante puede ver como se alínea con Phobos y juntos apuntan hacia su destino. Hacia su nuevo hogar.
La tristeza lo embarga, sabe que es el último en abandonar un planeta arrasado por la guerra y la estupidez. Ya no queda ningún ser vivo en el planeta.
Cuando comenzaron las guerras Pónicas, ya se sabía que las armas podían aniquilarlo todo. Los ingenieros armamentistas creaban armas cada vez más letales y poderosas. Pero las armas de antimateria más poderosas eran preferibles a las muertes silenciosas que creaban los biólogos.
Los independientes sabíamos que este día llegaría. Un estúpido daría con el arma más poderosa. Con el arma final. Y ese estúpido era de su equipo: era un independiente. Gosforet, un científico que estaba menos interesado en la guerra que casi nadie, lo descubrió.
Entre los independientes, había tres facciones que trabajaban de manera paralela: estaban los marteformadores, los adaptativos y los fujitivos.
Los marteformadores querían marteformar al tercer planeta o a la gran luna del planeta gaseoso de nuestro sistema solar en un lapso de décadas. Analizaban cómo enfriar ese planeta con océanos abundantes y verde follaje o cómo calentar el satélite del vecino gigante. Todos trabajaban juntos. Los descubrimientos de los distintos equipos se compartían sin reservas entre todos para que cada uno agregue sus conocimientos o exponga sus críticas.
Los adaptativos, buscaban algún tipo de retrovirus que modificando nuestras características corporales, nos permitiera vivir en cualquiera de las dos posibilidades.
Y los fugitivos, decidieron congelarse y huir en un enorme depósito que vagaría por el espacio en busca de un planeta que tenga las mismas condiciones que nuestro amado Marte.
Y llegó el fatídico día. Gorosfet encontró una manera de generar una bacteria que pudiera bajarle la temperatura al tercer planeta. Y los guerreros Durens se enteraron... La última de las guerras pónicas estaba llegando a su fin. Y los Durens estaban desapareciendo.
Cuando parecía que no sería necesario evacuar el planeta, los Durens se hicieron de la bacteria y la soltaron en nuestros terribles vientos. Esa bacteria aérea se reprodujo con una virulencia tal, que en poco tiempo vimos desaparecer el agua de los ríos, nuestros pequeños lagos salados comenzaron a desaparecer congelados en las profundidades de la arena vapuleada por las cada vez más terribles tormentas. Y el planeta se desertizó.
Los fugitivos hace rato que se dirigen a los confines del sistema solar. Los adaptativos nos inyectaron lo que ellos creen nos permitirá sobrevivir en lugares más cálidos y oxigenados. Ahora todos nos hicimos fugitivos. Nuestro destino es más cercano. Pero ¿Cuántas generaciones de sufrimiento nos llevará adaptarnos a esas temperaturas cálidas? ¿Cómo soportaremos esa gravedad tan terrible? Solo el tiempo lo dirá.
Vuelvo a mirar el rojizo paisaje y miro ese punto más cercano al sol. Con un nudo en la garganta apenas puedo balbucear:
– Adiós, Marte, Hola, Tierra.

Acerca del autor:  Daniel Antokoletz

viernes, 21 de marzo de 2014

Azar - Jaime Arturo Martínez




Abrió la agenda y extrajo el documento. Durante toda la tarde lo había visto, mirado y observado. Al desplegarlo, ahí estaba: REPROBADO. Debía regresar a la provincia sin el título de médico que había venido a buscar. Su derrota desinflaba la pompa de sueño que sopló junto a su familia, junto a sus amigos y parientes. Regresar así, no estaba en su agenda. La decisión estaba tomada, la escollera, el mar y la noticia en el periódico de la mañana. Abrió la gaveta de la mesa de la cocina, eligió el cuchillo más puntudo y filoso. Lo sostuvo frente a sus ojos y confirmó su decisión, se lo enterraría pleno, total, hasta la empuñadura. Ya tenía una amante a pesar de solo tener tres meses de casados y bien sabía dónde estaba con ella. Arrugó el papel hasta convertirlo en una bolita y lo disparó con el índice hacia ninguna parte. Se levantó, caminó hasta la puerta, salió y cerró. Sus pasos lo condujeron al mar. Tomó el cuchillo y lo envolvió en una página de periódico y no se preocupó por darle llave a la puerta, la esperaron la tarde y el aire caliente. En la esquina de la panadería tropezaron, el cuchillo rodó y se vieron las caras. Disculpas hubo de uno y otro lado. —¿Dónde nos encontraríamos si no nos hubiéramos topado esa tarde, hace cuarenta y tres años? —le dijo al oído. —No estuviéramos bailando este bolero, frente a la escollera —le contestó.


Acerca del autor:  Jaime Arturo Martínez

Circo Inuit - Xavier Blanco


Sus cuerpos diminutos emergen rayando el horizonte, la compañía se aproxima parsimoniosa seguida por una línea infinita de trineos. Irrumpen en el pueblo emboscados, arrastrando sus cuerpos lastrados por el hielo; en ese espejo albino se reflejan sus anatomías exangües y sus rostros planos, con pómulos prominentes y nariz aquilina. Los trineos jaula, tirados por bueyes almizcleros, esconden los animales de la taiga: el caribú, el oso polar “súper depredador del ártico”, el lemmin, el búho nival y la foca arpa.

Acompañando al circo llega la Diosa Sila, el espíritu del aire, controladora del tiempo, así como de la abundancia o escasez de la caza.

Ensamblan su carpa con megalíticos bloques de hielo, la construcción asemeja un iglú gigante inconcluso en su coronamiento, para que la luz de la aurora boreal alumbre la función. Los búhos sobrevuelan la pista mientras la ecuyére hace equilibrios a lomos del alce; este año el circo presenta un espectáculo sublime: de la caja del escapista irrumpe el Yeti y por su aro de fuego saltan solícitos la ballena blanca y el narval.

El cielo de la noche ilumina la pista.

Los mayores respiran constreñidos, saben que la aurora boreal sólo es la luz de las antorchas de los muertos señalando el camino del abismo. Los niños, ajenos a la tragedia de la existencia, aplauden entusiasmados el suicidio de los lemmings mientras el cuerpo esviscerado del abominable hombre de las nieves, ensartado por el asta del narval, regurgita sangre sobre la pista.

Cuando oscuridad y silencio interseccionan, los espíritus del averno penetran sigilosos en la carpa, en ese minúsculo instante las zarpas del oso revelan el contorno de los elegidos: para ellos el circo de la vida representa allí su última función.

Acerca del autor: Xavier Blanco 

© Xavier Blanco 2011.

Tomado del blog: Caleidoscopio http://xavierblanco.blogspot.com/2011/12/218-el-circo-inuit.html

El espacio en blanco - Ada Inés Lerner





Stella deberá escribir una columna semanal para una revista. Sin falta, cada jueves, a primera hora de la mañana deberá enviar por e--mail el texto a la redacción. A partir de allí y durante las siguientes semanas han llegado los textos impecablemente escritos y la Directora no ha objetado tema ni redacción. En este fin de semana Stella escuchó en el Patio de Comidas una conversación entre dos vecinos de mesa. La impresionó y decidió que ése sería el tema de la próxima columna. —En la Base… —dijo uno en voz baja y luego ininteligible… —Pero Franco, ¿se justifica tantas precauciones? —No hay noticias de la tripulación —aquí el llamado Franco se tapó la boca— dicen que …descubrimiento con un "gran impacto sobre la astrofísica" (ininteligible) —El transbordador… ¿funciona el radar? ¿La Estación Espacial? —…no se sabe nada el agujero negro engulle la materia Siguió una conversación —de alto nivel tecnológico que por momentos la hizo perder el hilo— arremetió en su Laptop en cuanto llegó a su casa, escribió para no olvidarse de los detalles y Archivo Guardar como “El espacio en blanco”, luego consultaría con un ingeniero amigo para convertirlo en un buen original. Se levantó para hacerse un té y volvió a encarar el texto pero ahora el documento estaba en blanco. Estaba segura de haberlo guardado antes de pararse, sin embargo no figuraba nada con ese nombre —quizá con “Documento 1”— tampoco. Me distraje o esas cosas de la tecnología, pensó. Optó por volver a escribir todo como mejor recordaba antes de llamar a su amigo. Lo volvió a guardar pero cambió por un título provisorio, ahora sería “Sorpresa en el vacío”. Horas después encontró la página en blanco. Ya no la sorprendió.


Acerca de la autora:  Ada Inés Lerner

martes, 18 de marzo de 2014

Naipes - Sergio Fabián Salinas Sixtos




Papá compró un mazo de cartas, venían empacadas en una preciosa caja de cartón. Encontré el mazo de cartas sobre el librero, víctima de la curiosidad las tomé. En la escuela —durante el receso—, saqué las cartas para mostrarlas a Tere y Azu. Traté de enseñarles a jugar burro castigado, pero las dos son unas cabezas huecas. Azu hizo un truco de magia, pidió que escogiera una carta, lo hice: cuatro de copas. Revolvió mi carta con el resto: —Sopla Soplé y miré incrédula los pases mágicos que hacía con los dedos. Me devolvió las cartas y las revisé; mi carta había desaparecido. No tenía idea de cómo lo había hecho. —¡Es magia titina! —dijo con su sonrisita burlona. Exigí la devolución de la carta, dijo que no sabía hacer el truco a la inversa, se encogió de hombros y se marchó. Lloré hasta que terminó el receso, mientras Tere trataba de consolarme. En casa, aguardaba el regreso de papá. Mamá me llamó para bajar a saludarlo cuando regresó de la oficina; había pensado una historia para justificar la carta perdida. Cuando me acerqué a darle un beso a papá, sentí náuseas, un arqueo y vomité la carta: el cuatro de copas. ¡La odio!


Acerca del autor: Sergio Fabián Salinas Sixtos

La ¨fanese¨ - Armado Azeglio






En unos de sus furores, rasgó el borrador de un manuscrito delante de mis ojos con un gesto burlón. Quería destruir la única cosa en la que podía competir con ella. Teresa era un raro espécimen, bello, diverso. Un diamante en bruto. Debo admitir que fantaseé con que podría llegar a ser mi complemento, con que podía escuchar a través de ella, pletórico, la música de la vida. En los comienzos solo me limitaba a verla yacer con sus agraciadísimos ojos cerrados y los ensortijados cabellos, como si de una bella durmiente se tratase. Creía que el universo entero conspiraba a nuestro favor, y que esto sería fuente de toda alegría. Al tiempo estábamos inmersos en un tipo de relación que haría feliz a todo un equipo de psiquiatras durante años. En menos de doce meses fuimos de lo general a las dolorosas particularidades de la vida cotidiana. Un día me arrojó un plato por la cabeza. Supe que era el fin. Le dije que me volvía a la Argentina. Mientras bajaba las escaleras, escuché un grito interno.


Acerca del autor: Armando Azeglio

El festival de la palometa - Guillermo Vidal




Cuando las palometas saltaron por encima del agua y comenzaron a volar, el terror y el caos se apodero de la famosa laguna turística de Charcomus, en esa época del año atestada de turistas. Estas depredadoras acuáticas nadan, y ahora vuelan en cardúmenes compuestos por cientos de ellas, y durante dos días se lanzaron sobre los desprevenidos bañistas que se hallaban descansando en las blancas arenas del balneario. Fue horroroso contemplar cómo se ensañaban con los pobres diablos apenas provistos de sus trajes de baño y luego de atacarlos dejar sobre la playa apenas unos miserables montículos de huesos descarnados y manchas de sangre ennegrecida. Desde aquel día trágico Charcomus se hizo famosa y ahora celebran, con más gente e incluso turistas de todo el mundo, el festival de la palometa. Se largan perros y gatos, a veces alguna oveja o chancos para que corran por la playa mientras son alimento de estas voraces criaturas voladoras, mientras desde los protegidos ventanales de restaurantes exclusivos, se han construido más de cien nuevos en poco tiempo, los veraneantes observan e inmortalizan las imágenes a través de sus ipad, celulares y cámaras. Los accidentes con personas se han reducido al mínimo, son escasos los muertos excepto algún descuidado que no lee las advertencias. Los esperamos.


Acerca del autor:  Guillermo Vidal

Panopea - Ada Inés Lerner





Procuro no dejar rastro porque Panopea me descubre si camino libre y me sigue con amor casi virtuoso. No es que me encele o me preocupe porque Panopea no es ligero, infiel, o indolente, sí es constante en el lenguaje y se pone feliz cuando acierta a la hora de comunicarse con los niños. Antaño me ocurrió soñar con libertad alguna pero desde que lo conozco mi destino está infecto y deambulo casi a su ritmo. Me invade cierta apatía y desconcierto porque representa una parte de mi futuro y por su obsecuencia no acierto a dar con la fuerza que necesito. Su presencia es popular entre la barriada. Un aficionado a la ufología, barbudo y extraño, sostiene en la mesa del bar que Panopea llegó a nuestra calle desde una nave espacial. Referente al fenómeno de la llegada de Panopea alguien ha postulado, asimismo, que su origen familiar habría sido ya conocido en los vecinos antiguos, en los cuales se han relatado este tipo de sucesos. En este traspaso de información genético, postulan que sería posible reconocer episodios relacionados a la presencia de ascendientes panopeos y también de cierta inclinación a defender su territorio. El que Panopea no sea bello no me apura. Así es mi Panopea.

Acerca de la autora:  Ada Inés Lerner