lunes, 7 de diciembre de 2009

El dado egocéntrico - Julio Cortázar


Ése era un dado egocéntrico. Cayera como cayera, siempre caía de cara, y con la misma sonrisa entonaba: soy yo, soy yo. Le hacíamos las mil y una al pobre dado: lo lanzábamos desde el balcón, adentro del plato de sopa, o justo antes de que se sentara tía Albertina (105 kilos), lo poníamos sobre el banco. Los insultos de tía no nos incumbían, se los cargábamos al dado. Pero igual, volvíamos a arrojarlo y zácate, caía de cara y dale cantar: soy yo, soy yo, soy yo.
Una vez al Beto se le ocurrió limarle las aristas. Estuvimos como dos días sin parar hasta que quedó hecho una bolita. Vamos a ver si ahora cantás, dijo el Beto, y lo lanzó sobre las baldosas del patio. Apenas tocó el suelo, el dado empezó a decir: puta que te parió, puta que te parió. Y continuó rodando sin parar y meta cantar: puta que te parió, puta que te parió, puta que te parió...

Tomado de: http://www.cuentosbonitos.com/

Nota de edición: Este breve cuento, que durante mucho tiempo se atribuyó a Julio Cortázar tiene una historia no exenta de un cierto toque de humor, pero con final feliz. Elvio E. Gandolfo se encargó de desentrañarla y escribió un artículo en el número 12 de la revista El Péndulo, Tercera época, sobre “el caso del dado egocéntrico”.
El cuento, en realidad, fue fruto de una broma de Jaime Poniachik, quien se declaró su autor, después que el relato saliera publicado en la revista “El escarabajo de oro” (agosto - septiembre de 1972).
Julio Cortázar, por supuesto, se enteró de la existencia del cuento y la atribución de su autoría. Al pedido de disculpas de Poniachik, contestó, entre otras cosas que “no tiene por que excusarse de su broma, que no llegaba a mayores; peores cosas me han hecho, sin tomarse el trabajo de pedir disculpas”. En cuanto a “El dado egocéntrico”, Julio Cortazar dijo “Se trata de un pastiche muy inteligente y que celebro como fraternal homenaje a mi mundo de cronopios, pero no es el de Julio”.

2 comentarios:

Ogui dijo...

Muy buena la historia en sí y los avatares de ese dado en la realidad.

Fabian Robles dijo...

Acabo de leer "El Perseguidor y otros textos" y ahi incluye el cuento "El Dado Egocentrico" con el relato que mencionan aqui, de la broma de Jaime Poniachik de hacer pasarlo como autoría de Cortázar...suceso curioso sin duda, que bueno que Julio lo tomó con buen humor :)