viernes, 11 de septiembre de 2009

Personajes obedientes – Héctor Ranea


Dice el muerto:
—La verdad, qué quiere que le diga. Yo no pedí estar acá, muerto como me ve. Es un capricho del autor. Y soy un personaje obediente así que me morí.
Dice el vivo:
—Si es por eso, a mí el tipo me puso mirando un muerto, que viene a ser Usted, disculpe que le diga y nunca me gustaron los velorios. ¿Nunca fue a uno?
—Mire. Ir tuve que ir. Cosas de la vida, bah, de la muerte. Pero no me gusta y, si puedo, evito ir al cajón. Aunque a veces me invitan a que mire al muerto. Como lo estoy mirando ahora. ¿Quién le pidió que viniera?
—Pedir, no me pidieron. Se lo acabo de decir. El autor me puso acá. Ni siquiera sé la razón.
—Sí; diga que uno es obediente. A mí tampoco me dio explicación alguna. Me puso acá y sanseacabó. Diga que de algo hay que vivir.
El vivo lo mira al muerto. No está seguro de entenderle. Pero tampoco se hace problemas.
Dice el vivo:
—Me gustaría más pasear con mi novia, si no se ofende que le diga.
—¡Cómo habría de ofenderme! Lo entiendo perfectamente. Además, no lo conozco. Si fuera un amigo, todavía.
—Bueno. Pero vio cómo son los autores. Este empezó por acá y después resulta que escribe otro día que éramos amigos de la infancia y usted se va a cabrear si vengo a decirle que mejor hubiera estado con mi novia.
—¡Qué situación tan ridícula! No creo que este autor tenga tanta imaginación. Además, usted sabe que el tiempo no vuelve atrás. Si me morí, me morí y basta. Estoy muerto. No va a traerme a la vida de nuevo. Es un recurso viejo como el pan.
—Veo que no me entendió.
—Bueno. Comprenda que estoy muerto.
—¡Ah! Ya. Claro. Entiendo.
Ahí se quedan los dos, el tieso y el inepto. Esperando que el autor se acuerde de ellos. Hace años que están en algún lado de las cajas de apuntes del autor que se olvidó de ellos.

3 comentarios:

Nanim dijo...

Cuando el vivo se canse por ahí le pida al muerto compartir un rato el cajón...

Rafael Vázquez dijo...

Excelente relato, Héctor.

Ogui dijo...

Nanim, quiere escribir la secuela? Gracias Rafa! gracias a ambos por pasar por acá. A veces estar acá esperando, en esta cajita que dejan los blogs... a veces me olvido de traer sudoku para esperar... pero otras veces me encuentro con ustedes y está todo bien!