martes, 19 de abril de 2011

El Escandinavo y la Panacea - Mónica Ortelli


I
Al hombre que soñaba no le veía la cara, pero sabía que era yo mismo. Sólo que a él le decían el escandinavo. Tal vez fuese de allí, donde sea esté ese lugar. Él tapaba cajas muy grandes. Le costaba su esfuerzo y un cansancio extremo que cuando le acometía lo dormía ahí mismo. En esos momentos, el escandinavo hablaba. Preguntaba si hacía un buen trabajo. Yo no me había fijado, como él insistía miré. Algunas tapas estaban mal calzadas. Óptimo no, dije. Pero él seguía preguntando una y otra vez. No escuchaba. Al final me callé y él hizo lo mismo. Después pasaron cosas. No recuerdo qué. Así son los sueños.
II
Al escandinavo le deshacían el trabajo mientras dormía. Al despertar volvía a lo suyo. Luego dormía de nuevo. En su trance preguntaba quién era el culpable. Me aposté para averiguarlo. Fui el único entre los del sueño.
Dos tapas se movieron y sendos nubios altos salieron de las cajas. Ellos destaparon otras dos; aparecieron una mujer y otro hombre en trajes de jade. Nunca pensé que hubiera alguien adentro de las cajas. Después pasaron cosas. No le conté al escandinavo porque no escuchaba.
III
Cuando llegué, él, dormido, repetía hasta cuándo. Supe a qué se refería porque las cajas estaban tapadas. Me dio pena. Pregunté a otro de los del sueño qué hacer.
—Saquemos el jade de la boca de los nubios —dijo. Sabía lo que hablaba. Después quitamos los trajes al hombre y la mujer. Tapamos todas las cajas.
Va tiempo que nadie las destapa. El escandinavo duerme solamente. Puse jade en su boca aunque él no esté dentro de una caja. Ya no pasan cosas. Sólo los del sueño andamos por acá.


Tomado del blog Ni vara ni cuchillo

4 comentarios:

Javi dijo...

Me gustó el ritual onírico. Quizá el trozo de jade en la boca transmigre el alma de los nubios, y también la de los durmientes. Por eso elegí que me enterraran bajo una pirámide, y no dentro de una caja.
Saludos.
Tutankhamón.

El Titán dijo...

Javi dixit todo...
muy buen texto...

Mónica Ortelli dijo...

¿Tut, acaso los sarcófagos no son cajas?

Javi, El Titán, muchas gracias por los creativos comentarios.
Saludos.

Javi dijo...

Món, cierto lo que dices, pero con la pirámide encima me siento mucho más protegido que en una simple cajita. Eso sí, los durmientes son capaces de llegar a cualquier parte, igual.
Y gracias a ti, por tus letras y por tomarlo con humor.