lunes, 2 de agosto de 2010

Mi jefe 1 - Ramón San Miguel Coca


Mi jefe es un auténtico ogro. Desde que llegó, hace un par de meses, todos en la oficina le tememos como al propio miedo. Cuando alguien se equivoca en su trabajo, sus gritos se oyen por todo el edificio, al igual que sus puñetazos en la mesa. Su roja cara airada domina nuestras mentes y nuestras pesadillas. Goza poniendo a los trabajadores en situaciones límite, buscando el más mínimo fallo, contando los segundos que estamos trabajando, insultándonos y riéndose ante nuestras caras. Sus amenazas nunca son vanas, su memoria nunca olvida, y siempre devuelve lo que considera una ofensa…
Yo ya no aguanto más. Quiero irme de la empresa, escapar de esta tiranía, buscar un trabajo que me libere de este estrés que nos está destrozando la vida…
Pero no me atrevo. Mi compañero de mesa decidió hacerlo hace unas semanas, se armó de valor y entró en la oficina para presentar su renuncia.
No volvió a salir.
Entonces descubrí que realmente el jefe era un auténtico ogro…

3 comentarios:

KappieG dijo...

Hahahahaha.
Buenísimo !

Ramón dijo...

Gracias KappieG :-)

miki dijo...

¿Era de color verde?