domingo, 28 de septiembre de 2008

Ajedrez - José María Méndez


Le apasionaba jugar al ajedrez y siempre llevaba consigo un pequeño tablero de bolsillo con sus respectivas piezas. En cuanto subió al tren trabó conversación con el compañero de viaje que ocupaba el asiento situado frente al suyo y lo instó a jugar una partida. El invitado se negó.
—Conozco muy poco, casi nada, del juego ciencia —le respondió cortésmente.
Entonces él insistió con tanta porfía que logró convencer al renuente viajero. Se inició la partida. Como su forzado contrincante jugara en forma inusitada, estrafalaria, perdió la serenidad, cayó en error, y al cuarto movimiento dejó un caballo e merced de las piezas enemigas. Su adversario, tal vez distraído, iba a pasar por alto la jugada que le favorecía, pero él, caballerosamente, le llamó la atención:
—Cómase usted el caballo —le dijo señalándole a la pieza indefensa.
—¿El caballo? ¿Esa pieza es un caballo? ¿Quiere que yo me lo coma?
—Sí. Es imperativo que se lo coma. No quiero ventaja. Cómaselo. Por favor, cómaselo.
—Si usted lo pide tan fervientemente... —dijo con voz sumisa.
Y tomó la pieza que se le señalaba y la engulló de un bocado. Al segundo se levantó presuroso, aprovecho el paso lento del tren, que se acercaba a una estación, saltó a tierra y se alejó en ligero trote, relinchando, por una vereda que de seguro conducía a un potrero cercano.

1 comentario:

Carlos de la Parra dijo...

En observar interacciones entre humanos siempre queda la duda acerca de cual es más pendejo.