jueves, 4 de abril de 2013

Segismundo - Jaime Arturo Martínez


Iba en el autobús hacia el colegio cuando tomó la decisión: sería médico. Llovía y veía el agua correr por el vidrio. En adelante, los seis años en la facultad no fueron nada fácil. Las largas noches de estudio en su habitación, las extensas sesiones de disección en el anfiteatro, el pormenorizado aprendizaje de la farmacopea, nada fue obstáculo para alcanzar el esperado día de la graduación en el paraninfo. Después, llegó la especialización: cirugía plástica. Antes, debió aprender portugués e inglés para recoger toda la minuciosa información que le dió la suficiente destreza para codearse con los mejores. Después de dos años de práctica vino la instalación de su propia clínica, donde su prodigioso escalpelo logró prodigios en los cuerpos de las candidatas a los reinados de belleza. Compró el pent-hause a donde instaló a sus padres y a su espectacular esposa, a quien moldeó a su gusto. Entre tantos congresos a los que fue invitado pudo conocer el mundo, visitar playas de ensueño… ¡Abajo todos!, gritó el chofer.

Acerca del autor:  Jaime Arturo Martínez Salgado

3 comentarios:

amador gonzalez dijo...

el final fue muy seco falta algo de impacto entre el relato y el final.
me gusto

amador gonzalez dijo...

le falto mas impacto al final me parece muy seco. me gusto

amador gonzalez dijo...

le falto mas impacto al final me parece muy seco. me gusto