sábado, 15 de septiembre de 2012

Monogamia - Fernando Puga


Ella no fue un camino recto; él tampoco.
No se entregaron sin antes orejear los naipes. Se tomaron su tiempo.
Ella tuvo que esquivar las espinas de él para que no le lastimaran las ansias. Él tuvo que aprender a demorarse en cada recodo y asomarse antes de saltar al vacío; comprobar a cada paso que hay agua en los meandros de ese cuerpo, que no están secos los ríos.
Valió la pena. Hubo a lo largo del viaje instantes tan sublimes que derribaron los barrotes del tiempo y quedaron suspendidos en la piel, aromándola de tibias melodías.
Hoy la viste con el manto que tejieron en todos estos años, le peina la blanca cabellera hasta desenredar cada mechón. La acomoda con cuidado, colorea su rostro. Apoya el oído en esa boca amada, escucha el último suspiro.
Vendrán a consolarlo los amigos; supondrán que está triste. Ellos no comprenden. No saben que seguirá jugando; que buscará en otras ese cuerpo hasta alcanzar el orgasmo perfecto, aquel que termina por convertirse en aire.

Acerca del autor:
Fernando Puga

1 comentario:

Hogar del Ocio dijo...

Su blog es muy bueno! me gustaria ver sus publicaciones en mi pagina.
Acese la pagina Hogar del Ocio, menu "Enviar Link" para enviar sus publicaciones.

Saludos.