viernes, 17 de agosto de 2012

Padre putativo – Sergio Gaut vel Hartman & María del Pilar Jorge


Cuando el artista crea asume una responsabilidad y yo no estaba preparado para semejante cosa. Por eso, cuando Punstilk, mi gnomo de ficción, apareció trepando por la cara exterior del monitor de mi computadora tuve la certeza de que mi mundo se desmoronaba.
—Odio los cuentos de gnomos —fue lo primero que dijo Punstilk.
—Tengo cierta responsabilidad moral por el mal que hice —argumenté—; pero no tanto como para hacerme cargo de un monstruo.
—¿Monstruo yo? —dijo Punstilk, mientras saltaba del monitor a los estantes de la biblioteca y comenzaba a roer la tapa de uno de mis libros.
—¿Qué hacés, demonio? —gruñí—; no destroces mis libros.
—Tengo hambre —dijo Punstilk.
— A su debido tiempo comerás —le contesté—, pero primero tenemos que continuar con la historia.
—No me mientas —gritó Punstilk— desde aquí puedo ver el sandwich de milanesa que estás masticando.
—Si regresás a la historia, te convido con un poco de milanesa —afirmé.
—Que sea la inversa, como la milanesa y luego regreso.
—Trato hecho— dije, mientras le quitaba una de las tapas de pan al sándwich. Punstilk, sin pensarlo más, se tiró de cabeza sobre la comida. Con un rápido movimiento, volví a colocar el pan y lo oprimí con fuerza. Punstilk gritó solo una vez. Como personaje era un desastre, pero como alimento resultó delicioso.

Los autores:
Sergio Gaut vel Hartman
María del Pilar Jorge

1 comentario:

Joan Fontanillas Sánchez dijo...

Pensaba que acabaría envenenado! Me parece ami que el monstruo no era precisamente el pobre gnomo.