lunes, 21 de mayo de 2012

El gran secreto – Sergio Gaut vel Hartman


Hugo Ratzinberg había heredado una fortuna cuando tenía veintiuno, y aunque no se preocupó por acrecentarla, jamás necesitó trabajar, por lo que disponía de todo el tiempo libre del mundo para usarlo como se le antojara. ¿Supondremos que se dedicó a los placeres, al vino y las mujeres, a viajar? Nada de eso. Hombre huraño, de gustos sencillos y bastante misógino, pasó los días y los noches en el estudio de su vieja casona de San Telmo, lejos de los ruidos y del ajetreo mundano. Su pasión era el conocimiento y a eso se dedicaba, a conocer, a coleccionar saberes, nociones y noticias. La llegada de la informática simplificó su tarea hasta tal punto que a los sesenta y nueve, gozando de una salud análoga a la que poseía cuatro décadas atrás y tan entusiasta como siempre, determinó que había llegado la hora de asaltar el conocimiento supremo, el que había desafiado a las mejores mentes y generado las tramas conceptuales más finas y complejas. Exacto, querido lector. Hugo Ratzinberg decidió desentrañar el misterio de la muerte. Y lo logró, les aseguro que lo logró. ¿Dónde está registrado ese logro sustancial? En ninguna parte. En el mismo momento en que Hugo Ratzinberg supo con exactitud lo que espera a cada ser humano del otro lado del gran portal, una voz inaudible susurró.
—Felicitaciones. Pero ese es mi secreto, y no quiero quedarme sin trabajo. —Hugo solo alcanzó a escribir: “La muerte...” Y murió.

Sobre el autor:
Sergio Gaut vel Hartman

3 comentarios:

ariel dijo...

¡MAGNIFIQUE1 J'ADORE TON TEXTE...CHAPEAU!
DEPUIS PARIS, JORGE ARIEL

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

Está mal que lo diga el autor, pero me gusta mucho este cuento, jajaja.

Ximens dijo...

Bueno