sábado, 18 de diciembre de 2010

Ana de los Gatos - Claudia Sánchez


Ana de los Gatos. Así la llamaban en el barrio. Así la conocieron en todo el mundo. Nieta e hija de veterinarios, ella no necesitaba serlo para proteger a los animales más que a su propia vida. El día de su entierro, detrás de las únicas dos vecinas que acompañaban el féretro, se formó una larguísima fila de animales de las más diversas especies, pero sobre todo, gatos. Numerosas familias de gatos se sumaban a la caravana a cada paso. Los abuelos aún recuerdan los maullidos lastimeros que enloquecieron a la ciudad durante la media hora que duró el entierro. Hubo madres que salían a la calle desesperadas, temiendo que algo catastrófico estuviera provocando esos llantos de criaturas. Cuando todo acabó, una tristeza inmensa invadió la ciudad. En medio de un nuevo silencio, notaron que no había animales en ningún lado. Ni hormigas trabajando, ni pájaros volando, ni perros ladrando. Tan insoportable era esa tristeza que uno a uno, todos los habitantes de la ciudad, se dieron cita en el cementerio, donde los animales velaban la tumba de Ana. Cuando el último de los ancianos presentó sus respetos frente a la lápida, los animales retornaron a sus vidas, marcando para siempre en el calendario local el día en que Ana de los Gatos murió.

2 comentarios:

Isabel María dijo...

Qué chulo, Claudia de los Breves. Un beso.

Anita Dinamita dijo...

Claudia, hace tiempo quería hacerte llegar este link, se lo pasé a mi hermana "Natalia la de los gatos" y ella lo mostró en la Asociación de gatos que colabora, Madrid Felina, aquí las respuestas, que te dejaré también en fb:
http://www.madridfelina.com/w1/index.php?option=com_forum&Itemid=37&page=viewtopic&t=30677&start=0&postdays=0&postorder=asc&highlight=