martes, 27 de julio de 2010

Apuesta – Sergio Gaut vel Hartman


Subió los escalones con decisión y nos dio la espalda. Las plumas estaban sucias. El portero le dijo algo, pero no podíamos oír las palabras por culpa de la distancia. Siempre la culpa. Al principio pudimos ver que estaba tenso, aunque luego pareció relajarse; empezó a moverse y metió una mano, la izquierda, en el bolsillo. Luego retrocedió tres pasos y sacudió la cabeza. Apunté con cautela y disparé. Le di entre las alas, que se tiñeron de verde casi de inmediato.
—Dame mis quinientos —dije extendiendo la mano.
—Ni siquiera cayó al suelo y ya estás reclamando la plata, ¡roñoso! —Sofía metió la mano en el bolso y sacó los quinientos. Me los dio como con asco.
—¿Es un vegetal? —dijo Marco frunciendo el ceño.
—¿Por? —Para mí era irrelevante a qué reino pertenecía.
—La sangre, es verde.
—No es sangre, idiota —escupió Sofía—. Este mata a un ángel sin que se le mueva un pelo y vos suponés que es un vegetal. No sé por qué me acuesto con ustedes.
—No es un ángel —dije—. Si lo fuera no habría muerto.
—No morí —dijo Bruno levantándose y viniendo hacia nosotros—. No soy un ángel, pero tengo sangre verde. ¿Es importante?
—Es irrelevante —dije. Vacilé un momento y le devolví los quinientos a Sofía. Ella ni me sonrió.

3 comentarios:

Hector Ugalde UCH dijo...

Si hubiese sido de sangre azul sí hubiera muerto porque entonces sería real... :]
¡mUCHos salUCHos de UCH! :]

Patricia dijo...

Tono ligero, logrado, para un texto sumamente dramático. Pura magia.

Afrodita dijo...

Imagino que el ser alado es un pecador inmortal y que tiene precio su cabeza. Por eso el deseo de matarlo por cierto dinero, que se representa en el color de la sangre que realmente emana entre municiones bailando rock con las culpas, verde dolar.
Pero nunca podrá ser matado hasta el dia del juicio final, momento en que veremos que pecado, pecador, culpa, victima y victimario son simplemente producto de cada mente.
La enseñanza, a mi estilo, es "cambia tu pensamiento y cambiara tu realidad", el ser alado puede ser el ave phenix y al surgir de las cenizas, por matarla con fuego te indicará que hay miles maneras de volver a empezar.