miércoles, 23 de junio de 2010

Una de mis mascotas – Carlos Feinstein


Todas las mañanas vuela hasta mi jardín, y se acuesta al sol. La primera vez me aterré, pero poco a poco fui acostumbrándome a la circunstancias. ¿Que come un dragón? Las leyendas de los libros de caballería dan información muy confusa. El mío, bueno, el que habita entre mis plantas, come frutas en especial manzanas y bananas, no me parece que se comería un caballero flambé, bien cocido dentro de su armadura.
A través de los días me fui acercando a él y nunca se mostró muy agresivo. Le encanta que le acaricien la panza, y como un perro se acuesta en el piso, esperando por más mimos. En las tardes suele dormir una larga siesta con la cabeza apoyada en mis pies. De noche, vuela durante largas horas cobijado por la oscuridad, a veces regresa para la madrugada y duerme en una habitación que preparé con colchones y mantas. Para el asado, prende el fuego de un sólo soplido, le gusta la carne, pero lo que más disfruta es roer los huesos.
Estoy viejo y mis sobrinos me han hecho encerrar en un hospital psiquiátrico. Declarado esquizofrénico, ellos se quedaron con todos mis bienes. Aunque en la sala no nos permiten ver las noticias, pude ver la gigantesca nube de humo que se originaba en mi barrio, un día antes de que mi informen el extraño incendio de mi casa y la espantosa muerte de mis parientes. Por supuesto, no es buena idea siendo paciente de este loquero contar la verdadera historia.

2 comentarios:

Javi dijo...

Hablaste de un cambio en tu trabajo que te permitía tener más tiempo y dedicarlo a la creatividad.
Personalmente me alegro mucho, Carlos, de que sea así, y poder disfrutar de joyas como este cuentito.
Enhorabuena, me encantó.

Carlos Feinstein dijo...

Gracias Javi.
Tus comentarios son siempre muy bien recibidos. Es bueno un poco de tiempo para labores creativas. Un abrazo y gracias por los tuits que me alegran todas las mañanas.