domingo, 3 de enero de 2010

El elegido - Víctor Lorenzo Cinca



Entre todos los allí presentes, he sido yo el elegido. Sin duda me escogió al azar, pues no creo poseer nada que me distinga de los demás. Soy como la mayoría, ni más alto, ni más delgado, ni más rubio, ni más fogoso. Por ello, nunca pensé que el futuro me depararía un momento como éste, jamás creí que compartiría cama, aunque sólo fuera durante unos pocos minutos, con una chica tan bella. Pero nuestro destino está marcado, y ahora siento el calor de sus dedos, la humedad de sus labios. Noto cómo me enciendo, cómo ardo por dentro, mientras sus ojos ―manchados de algo que quiero creer que es amor― me miran fijamente. Desnuda entre las sábanas, entorna sus párpados para intentar esconder esa mirada lujuriosa cada vez que me acerco a su boca. Entro en ella, penetro profundamente en su cuerpo, con lentitud, dejándome llevar, cediendo a su ritmo, sintiendo su respiración más cerca. Y yo me diluyo en partículas volátiles. Pero pese a todo, no soy feliz. Sé que me olvidará con facilidad. Sé que acabaré, como todos los que ya han disfrutado de su compañía, aplastado en un cenicero, convertido en ceniza y humo.


Tomado de Realidades para Lelos

5 comentarios:

Mery Larrinua dijo...

...piensa en lo que tu sentiste...olvidate de ella...
un abrazo

Oriana P. S. dijo...

Muy buen cuento, Víctor.
Realmente no me esperaba el final que presentas. Me encantó.

Javi dijo...

Qué bueno, Víctor.
Saludos...

Víctor dijo...

Os agradezco el comentario, Mery, Oriana y Javi. Pensad que el cuento sólo es bueno si os gusta. Sin lectores no tiene ningún valor. Y gracias también al equipo de BNTB por publicar estos textos.

Roberto dijo...

Yo si me esperaba el final, pero... en la segunda lectura.
excelente y breve cuento.